Aspectos psicológicos que inciden en la mitad de la carrera profesional

Aspectos psicológicos que inciden en la mitad de la carrera profesional Aspectos psicológicos que inciden en la mitad de la carrera profesional

Harris se sentía atrapado. A los 39 años había disfrutado de una exitosa trayectoria profesional como experto en temas de regulación. Aunque estaba en lo alto de la escala en una conocida firma de biotecnología, echaba de menos algo. Quería dirigir un negocio, gestionar ganancias y pérdidas; podía llevar a cabo su trabajo con los ojos cerrados. Su mentor le pidió (una vez más) que fuera paciente. Su mujer, que estaba en casa criando a sus dos hijos, le advirtió que no dejara el trabajo para involucrarse en una startup llena de riesgos; al fin y al cabo, él era el cabeza de familia. Para él, el momento era ahora o nunca. Entretanto seguía trabajando día y noche en la presentación de un nuevo fármaco, sin tener una idea clara de cuál seria el siguiente paso a realizar.

El trabajo de Susan como jefa de Gestión del cambio en una consultora líder se le quedaba corto en dos aspectos importantes: deseaba un trabajo más trascendente y quería un equilibrio mejor entre vida y trabajo, con un mayor control sobre su agenda de viajes como madre soltera. A los 42 años había llegado a la conclusión de que ni el estatus ni el dinero importaban ya tanto. Después de planificar y ahorrar cuidadosamente, finalmente abandonó la búsqueda de nuevas oportunidades profesionales. Dos semanas más tarde, un headhunter le ofreció lo que ella describió como "el trabajo perfecto, siguiendo la lógica de un currículum pos-MBA". Lo aceptó. Al comenzar se dio cuenta de que había cometido un grave error.

El currículum de Gary tenía todos los requisitos: trabajos en empresas de primera fila dentro del sector de la banca de inversión y las consultoras y un MBA  que estaba entre los mejores de Estados Unidos. Pero detrás de su éxito, a la edad de 35 años se sentía a disgusto. Ninguno de sus roles pasados había sido fruto de una decisión activa, sino una opción tomada por necesidad, y pensada para dejar las puertas abiertas hasta que tuviera claro qué quería hacer realmente "cuando fuera mayor". Dos acontecimientos muy seguidos –enamorarse de una mujer mientras estaba prometido con otra y recibir por primera vez una evaluación de rendimiento negativa– le advirtieron de que había llegado el momento de tomar el control sobre su vida y su carrera.

Harris, Susan y Gary comparten mucho más que sus obvios dilemas profesionales. Lo...