Big Data: siguiente etapa

El sector opina

Big Data: siguiente etapa Big Data: siguiente etapa

Como si de un videojuego se tratara, el Big Data ya ha superado la pantalla inicial, en la que los jugadores se limitan a practicar antes de empezar la verdadera partida. Con la estandarización de las arquitecturas, a menudo acompañadas de soluciones basadas en cloud, se está facilitando la adopción de la tecnología de Big Data (que hasta el momento estaba al alcance de pocos), y las capacidades de las empresas en el tratamiento y análisis masivo de datos ya son de interés para sus inversores. En este escenario, el factor diferenciador ya no es la tecnología en sí, sino la destreza en su uso.

El reto es aplicar hábilmente las capacidades del Big Data, y, en este sentido, son muchas las empresas que están iniciando programas internos con el objetivo de convertirse en data driven companies, concentradas en recolectar y reunir grandes volúmenes de datos en data lakes debidamente gobernados, lanzando factorías de producción de modelos algorítmicos y aplicándolos en sus procesos para ganar eficiencia, prediciendo con precisión eventos futuros y prescribiendo las acciones adecuadas para acercarse a la excelencia operacional.

Con el Big Data, los datos se han revelado como un activo de indiscutible valor, llevando incluso a las empresas a plantearse nuevos modelos de negocio basados en su monetización, con el único límite de la normativas regulatorias. Entretanto, el Big Data continúa avanzando pantallas, abrazando otras tecnologías emergentes como la inteligencia artificial o la realidad virtual.