Cinco grandes lecciones publicitarias

Casos prácticos

Cinco grandes lecciones publicitarias Cinco grandes lecciones publicitarias

Ser testigo directo de un acontecimiento como este supone toda una experiencia, y más aún si se trata de la primera vez. Cualquiera que esté realmente interesado en el mundo del márketing, debería vivir la Super Bowl alguna vez. Y con "vivirla" me refiero a verla en alguna de las gigantescas pantallas que inundan cualquier ciudad de este inmenso país llamado Estados Unidos de América; me refiero a verla como lo hacen millones de estadounidenses, que se reúnen en casas de amigos o de familiares mientras cenan las populares chicken wings durante la retransmisión del partido. Bueno, durante la retransmisión del partido... y de los commercials, porque estos son el verdadero fin de un espectáculo de tal magnitud.

Fue Eric Silver, chief creative officer para Norteamérica de McCann, quien dijo una vez que la publicidad era "aquello que ocurre en televisión cuando la gente va al baño". Y es verdad que podrá ser así en muchas ocasiones, pero, desde luego, no durante la Super Bowl. Si algún día el lector puede ser testigo directo de esta final de fútbol americano comprobará que los espectadores se levantan para ir al baño, o a la cocina a por esas suculentas alitas de pollo, precisamente cuando el carrusel de spots se ve interrumpido por el partido, y no al revés. Y prometo que no es ninguna exageración. Esto nos lleva a detenernos en la lectura que podemos extraer de ello. Desde la experiencia de vivir en directo la Super Bowl 2017, disputada por los Patriots y los Falcons, me parece interesante destacar algunas grandes "lecciones" publicitarias que surgen a partir de este evento, en concreto cinco.

 

LA TELEVISIÓN SIGUE MANDANDO

El magnate mediático Silvio Berlusconi aseguraba hace tiempo que su producto no era tal o cual programa de televisión, sino sus millones de televidentes: esa era la verdadera mercancía que vendía a sus clientes, los anunciantes. Por tanto, que la publicidad sea lo verdaderamente importante en un evento retransmitido por televisión no es, ni mucho menos, una novedad. Lo sorprendente de la Super Bowl 2017, en términos publicitarios, es que, a pesar de todo lo apocalípticamente pregonado en torno a la publicidad tradicional, lo que afirmaba años atrás el magnate italiano no solo sigue siendo así, sino que lo es en un grado absolutamente superlativo.

Hace años llegaba a mis manos un libro del cofundador de Evol8tion Joseph Jaffe, cuyo título, Life after the 30 second s...