Cómo desarrollar planes estratégicos de negocios: el proceso es más importante que el resultado final

Cómo desarrollar planes estratégicos de negocios: el proceso es más importante que el resultado final Cómo desarrollar planes estratégicos de negocios: el proceso es más importante que el resultado final

Decía el general Eisenhower (1890-1969) que los planes no son importantes. La planificación sí lo es. El producto final –el documento del plan de negocios– es una herramienta operativa que, si se utiliza correctamente, puede servir de hoja de ruta para trabajar efectivamente hacia su éxito, e inclusive nos ayudará a administrar la empresa. El plan de negocios completo comunica nuestras ideas a los demás y proporciona la base para una propuesta financiera.

Un plan de negocios es un documento escrito que explica de forma detallada todos los aspectos del futuro de una empresa existente o de un nuevo emprendimiento. Los planes de negocios son intrínsecamente estratégicos y concebidos con un horizonte temporal a largo plazo.

Dentro de la empresa, el plan de negocios puede y debe servir de hoja de ruta para conseguir los objetivos expresados en la misión organizacional. Fuera de la empresa, el plan presenta las oportunidades de negocios a los posibles inversores y otros grupos de interés. Aunque son relativamente pocos los pequeños empresarios que escriben su plan de negocios, existe un gran consenso de que escribir un plan de negocios es una muy buena inversión de tiempo y dinero.

Hay dos razones principales para escribir un plan de negocios:

1. Internas: obliga a sus promotores a pensar de forma sistemática sobre cada uno de los aspectos del futuro de la empresa o el nuevo emprendimiento.

2. Externas: comunica los méritos del nuevo emprendimiento a los grupos de interés externos, tales como las fuentes de financiamiento.

A su vez, hay dos audiencias principales para el plan de negocios de una empresa:

a. Los empleados, porque en el plan de negocios se articula la visión y el futuro de la empresa, tanto para el equipo directivo como para el resto de empleados. Todos los miembros de la organización pueden beneficiarse de su lectura con el fin de operar alineados con el propósito expresado en la misión de la empresa.

b. Los inversores y otros grupos de interés, proveedores, clientes, organismos de concesión de subvenciones y los empleados clave que están en procesos de reclutamiento.

Según Barringer (2014) hay cuatro directrices principales que deben considerarse a la hora de escribir un plan de negocios:

I. Estructura y estilo: esto incluye temas como la longitud del plan y, en general, cuál debe ser su apariencia. II. Contenidos: est...