Cómo reducir el estrés laboral y dar respuesta al riesgo de la COVID-19

Cómo reducir el estrés laboral y dar respuesta al riesgo de la COVID-19 Cómo reducir el estrés laboral y dar respuesta al riesgo de la COVID-19

El estrés laboral tiene efectos devastadores sobre las personas y resulta muy costoso para las empresas. Dar respuesta a los retos de la pandemia de la COVID-19 es una demanda laboral que contribuye, en gran manera, a aumentar el estrés laboral y se suma a una situación que, a menudo, ya era grave para muchos trabajadores y organizaciones. Aquí se propone un modelo conceptual y un ejemplo concreto de intervención, que desarrollan la conexión entre el establecimiento de medidas de seguridad anti-COVID-19, la mejora del estrés laboral y la mejora de la eficiencia o productividad

El estrés laboral tiene un efecto devastador en la salud de las personas y es muy costoso para las organizaciones. De alguna forma, es equivalente a una pandemia que transcurre oculta, con efectos destructivos, ya que compromete seriamente aspectos clave como la salud de las personas, la eficiencia, la rentabilidad e incluso la viabilidad de la actividad económica.

La pandemia de la COVID-19 ha hecho imprescindible dar respuestas de mejora de la seguridad de los trabajadores y de los usuarios/clientes. Estas, además de ser eficaces, deben generar la confianza suficiente en ambos colectivos para que los servicios que se prestan puedan ser económica y operativamente viables. Este requerimiento añade complejidad y aumenta el estrés laboral que podía existir previamente en las organizaciones, por lo que se vuelve necesario y urgente desarrollar soluciones e intervenciones al respecto.

Para ello, proponemos un modelo conceptual –el modelo PERGEL– y un ejemplo concreto de intervención, que exploran y desarrollan la conexión entre tres factores: la mejora del estrés laboral, la definición y el establecimiento de medidas de seguridad antiCOVID-19 y la mejora de la eficiencia o productividad.

A menudo, la gestión de estos factores se realiza de manera espontánea, en la medida y al ritmo que surgen los problemas y demandas, especialmente durante la emergencia de una crisis sanitaria inesperada, o no prevista, como la que vivimos. Pero también se pueden gestionar de manera consciente y planificada, con más recursos, con el fin de controlar y maximizar los resultados positivos.

Los ejes fundamentales de nuestra propuesta son:

1. El empoderamiento de los trabajadores a través de grupos de job crafting (ver el cuadro 1), que analizan las demandas y recursos laborales de los puestos de trabajo y realizan propuestas de mejora individual y colectiva. Así, mejoran el control sobre el trabajo, con un efecto demostrado de reducción del estrés laboral (1).

 

2. La inserción en este proceso de job crafting de los condicionantes de seguridad anti-COVID-19 y los de eficiencia, como requisitos del mismo.

3. La realización de un proceso compartido de revisión de demandas y recursos laborales (procesos, condiciones y recursos para trabajar) que cuenta con el soporte y predisposición de la empresa u organización. Ello es relevante, ya que puede requerir el com...


Joan Cos Codina

·

Director del Programa Corporativo de Desarrollo Directivo EESH y del Programa de Gestión del Cambio en la FUB - Universitat Central de Catalunya / UdVic Campus Manresa. Socio y codirector de TAGA Change Management