Cómo valorar la innovación

Cómo valorar la innovación Cómo valorar la innovación

Lo ocurrido con numerosas empresas digitales, parece indicar que las valoraciones que se hacen de estas compañías poco tienen que ver con la evolución de su posterior precio de mercado. ¿Cómo llevar a cabo una valoración económica razonable de la innovación?

Todo el mundo está de acuerdo en que el mundo digital es importante y en que también es importante el valor económico. Pero ¿sabemos cómo valorar el mundo digital? La respuesta no está nada clara, si tenemos en cuenta algunas de las recientes experiencias de empresas digitales en los mercados financieros. Consideremos, por ejemplo, el caso de la IPO1 de Farfetch, el gigante online de venta de productos de lujo. En su debut como empresa cotizada (el 21 de septiembre de 2018), el precio de la acción llegó a 27 dólares, alcanzando en ese día un valor máximo de 30,6 dólares. Un mes más tarde, la acción se cotizaba a 20 dólares.

¿Qué pasó con la IPO de Snapchat, la compañía fundada en 2011 por tres alumnos de Stanford? En medio de una gran expectación, la compañía lanzó su IPO en marzo de 2017. Con un valor contable de 1.300 millones de dólares, un EBIT negativo de 500 millones de dólares y un flujo de caja libre (FCL) también negativo de 1.100 millones, Snapchat fue valorada en unos veinte mil millones de dólares, con un precio de la acción de 24 dólares. Unos días después de la IPO, el precio subió a 29 dólares y, a partir de esa fecha, comenzó un declive que la llevó a un precio inferior a 7 dólares a finales de octubre de 2018.

Semejante volatilidad encontramos en otras operaciones. El 3 de abril de 2018, Spotify hizo una salida a bolsa a un precio de 165,9 dólares por acción. Al día siguiente, el precio descendió hasta 140, y el 27 de julio alcanzó su valor máximo de 195,7 dólares. A mediados de noviembre, el precio estaba en 128.

Consideremos ahora lo que sucedió con otra de las grandes IPO de empresas tecnológicas en 2018: Dropbox. El precio inicial del 22 de marzo fue de 21 dólares por acción, y al día siguiente, la cotización subió hasta 28,5. El 18 de junio llegó hasta 42 dólares. De nuevo, a mediados de noviembre, el precio se situó en el entorno de 22 dólares por acción.

¿Es esto algo restringido a las IPO? En absoluto. El 28 de octubre de 2018, IBM anunció la adquisición de Red Hat, con el objetivo de convertirse en el líder en el negocio de hybrid & multicloud provider. Nadie puso en duda la oportunidad de este movimiento estratégico por parte de IBM. Otra cosa fue el precio pagado por esta adquisición: IBM pagó en cash, y con una prima del 63% sobre la última cotización de las acciones de Red Hat, una cantidad que mucha gente consideró una clara sobrevaloración de la empresa comprada.

Francisco J. López Lubián

·

Profesor y director del área de Finanzas del IE Business School.