¿Cuál es la fortaleza estratégica de su empresa?

¿Cuál es la fortaleza estratégica de su empresa? ¿Cuál es la fortaleza estratégica de su empresa?
Business Review · Estrategia

La creación de una propuesta de valor atractiva para los clientes y la captura de una parte importante del valor creado son elementos esenciales para el éxito de la empresa. No obstante, entornos más dinámicos y competitivos ponen ambos aspectos en constante riesgo. Un estudio de la American Management Association (AMA) indica que casi el 70% de las organizaciones han experimentado disrupciones y shocks inesperados en el último año y que, en casi un 60% de los casos, las consecuencias fueron mayores, incluso poniendo en riesgo la viabilidad de la compañía.

Aprovechar estos cambios en lugar de sufrirlos no es tarea fácil, y requiere identificar y ejecutar modificaciones en diversos aspectos fundamentales de la empresa de forma simultánea. Con el propósito de entender cómo tener un pie en el día a día y otro en los cambios que se avecinan, entrevistamos a los directores generales de empresas de diversas industrias, desde generación de energía hasta agricultura, pasando por servicios profesionales, entretenimiento, educación y producción. Las preguntas que guiaron estas conversaciones fueron:

• ¿Cómo gestionan la incertidumbre aquellas empresas más exitosas en comparación con aquellas que no lo son?

• ¿En qué grado la frecuencia y gravedad de las disrupciones que sufre una empresa dependen de factores organizativos?

• ¿Qué pueden hacer las empresas para mejorar sus capacidades de anticipación y resiliencia a los cambios del entorno?

 

LA INCERTIDUMBRE, SELLO DEL SIGLO XXI

La incertidumbre se refiere a dos condiciones esenciales: la incapacidad de predecir cómo evolucionarán los diferentes aspectos que afectan a la empresa y las consecuencias que tendrán esos aspectos sobre la empresa.

Su presencia constante y transversal se explica por la naturaleza propia de la toma de decisiones directivas, que requieren percibir el entorno, proyectar su evolución y estimar el efecto de posibles planes de acción. Como plantea Frank H. Knight1, percibimos el entorno de forma parcial y distorsionada por nuestra experiencia. Además, nuestro conocimiento de las relaciones causa-efecto es incompleto, lo que, invariablemente, lleva a errores y problemas en el diseño del modelo de negocio y del plan de acción. A estas dos limitaciones hay que añadir los retos de implantar estos planes de acción. En consecuencia, la incertidumbre afecta a la empresa desde el momento mismo en...