Cultura holística para la empresa de 2030: diversidad y amplitud cognitiva

Cultura holística para la empresa de 2030: diversidad y amplitud cognitiva Cultura holística para la empresa de 2030: diversidad y amplitud cognitiva

En este artículo se muestra la importancia y los beneficios –para inversores, emprendedores, directivos e instituciones– de adoptar una cultura empresarial holística a la hora de hacer frente a los desafíos actuales. ¿De qué forma puede una organización beneficiarse de ello?

El funcionamiento del mundo que conocemos, a medida que la historia progresa mediante la evolución de la técnica y la ciencia, va adquiriendo una mayor complejidad, exigiendo una singular sofisticación cognitiva a los actores que participan en su gestión para anticipar cómo será el comportamiento económico general o qué efectos caben esperar en las relaciones sociales bajo ciertos escenarios de estrés. Incluso los fenómenos y procesos simples lo son únicamente en apariencia, y se va demostrando que encierran sorprendentes complicaciones que nos pillan a todos por sorpresa.

En el actual escenario global, caracterizado por lo incierto y por los efectos de la COVID-19, emerge como “nueva normalidad” lo que se podría definir como un “torbellino de contingencias”, es decir, un desorden en ascenso que está alterando sustancialmente la naturaleza de las empresas. Ello implica que no es suficiente con actuar por intuición como rutina: es necesario pensar a fondo, con reflexión crítica, creatividad y asociación pluridisciplinar, en diferentes escalas temporales, espaciales e históricas. La adaptación a la incertidumbre y a las crisis impone la obligación ética de pensar incluso en aquellos que no quieren pensar.

La utilidad del pensamiento profundo en todas sus derivaciones se presenta en esta década como un factor decisivo para asegurar el progreso social de las organizaciones. Es más, su propia conservación dependerá de cómo se proteja, cultive y aplique el pensamiento.

Bajo este presupuesto, el camino a seguir que propongo para la modernización de la dirección empresarial es atravesar las lentes del holismo como esquema para reformar la mentalidad (el patrimonio de creencias, valores y conocimientos) y el método organizacional (las pautas sine qua non para incorporar esta vía como la esencia de su modus operandi).

 

El holismo en la empresa El holismo, como filtro epistemológico para afrontar la caprichosa aleatoriedad de la naturaleza, incluye cualquier aproximación que conciba la sociedad y la humanidad como una estructura indivisible, en la que las fronteras entre sus diferentes esferas (religión, comercio, moral, tecnología, Estado, empresas, noción de individualización de la persona) se evaporan en favor de una interdependencia recíproca.

Es una óptica que nace de la idea de que hay una dinámica universal (una dynamis, u orden de lo humano) que funciona como un macromo...


Alberto González Pascual

Profesor de las universidades Villanueva y Rey Juan Carlos.Director de Talento y Formación de PRISA ·

expand_less