De pronto, comprendimos lo que significaba un cisne negro

De pronto, comprendimos lo que significaba un cisne negro De pronto, comprendimos lo que significaba un cisne negro

ES

Enric Segarra

Business Review (Núm. 301) · Estrategia

En los últimos años, todos los profesores que damos clases en el ámbito del management, especialmente aquellos que hablamos de innovación y estrategia, nos hemos estado centrando en hablar de lo que se conoce como la cuarta revolución industrial.
La mayoría de las empresas, si no ya todas, están de pleno en el arduo camino de repensarse y redefinirse –rethink & reshape, suelo llamarlo yo– para hacer frente a la transformación a la que esta nueva revolución obliga. Un momento en nuestra historia en el que, presumiblemente, va a producirse la convergencia de varias tecnologías que, potencialmente, van a tener un impacto exponencial (IA, blockchain, Big Data, robótica, digital manufacturing, etc.). Y así andábamos, ocupados (y también un poco preocupados, reconozcámoslo, ante las señales de alerta que nos dábamos, pronosticando que la cosas podían cambiar, y mucho, en este mundo revuelto que denomino topsy-turvy (1)) por anticipar cuál podría ser el impacto real de esa convergencia en nuestros negocios, cómo hacer menos abrupta esa más que segura transición hacia “lo nuevo” o cómo aprovechar a nuestro favor las ventajas que todo cambio en las reglas de juego acarrea, cuando, de pronto, hace acto de presencia un virus, el coronavirus, al que podemos perfectamente calificar como un cisne negro (2) (aunque algunos analistas se inclinan por otro tipo de animal, al calificarlo como un rinoceronte gris) y… ¡nos tumba a todos en la lona!

Y aunque todavía es pronto para sacar conclusiones definitivas, sí podemos extraer interesantes lecciones a partir de esta nueva pandemia global: algunas cosas que constatamos ya, fruto de esta irrupción inesperada (que estructuro en siete puntos), y que, si las comprendemos e interiorizamos cuanto antes, pueden ayudarnos a afrontar lo que nos depare el
futuro. Un futuro, un tiempo, que quedará en los anales de la historia como la era pos-COVID.

 

1. Las reacciones humanas

La primera constatación es clara. En situaciones de incertidumbre máxima (miedo), el Homo sapiens sapiens (sobre)reacciona como lo hace cualquier otro animal, intentando preservar lo más preciado: su vida. Por ello, cubrir las necesidades fisiológicas básicas y asegurar nuestra supervivencia se convierte en lo principal, si no en lo único, en un momento de incertidumbre extrema. Qué lejos queda ahora esa aspiración de alcanzar la cúspide de la archiconocida pirámide de Maslow (autorrealiza...


Enric Segarra

·

Profesor de Innovación en Deusto Business School