Deborah Ancona: "El mito del líder omnisciente y omnipotente, en último término, erosiona la confianza de las personas"

Entrevistas

Deborah Ancona: "El mito del líder omnisciente y omnipotente, en último término, erosiona la confianza de las personas" Deborah Ancona: "El mito del líder omnisciente y omnipotente, en último término, erosiona la confianza de las personas"

Su trabajo en el MIT Leadership Center le ha proporcionado algunas perspectivas fascinantes sobre la naturaleza del cambio organizacional. ¿Cuáles son los desafíos clave a los que se enfrentan los líderes de hoy?

Deborah Ancona: La pregunta que más veces se nos plantea en el Leadership Center es "¿Cómo deberíamos enfocar la expansión a escala global?". Los líderes quieren saber cómo estructurar las operaciones en cualquier lugar del mundo y ponerlas en marcha con rapidez, al tiempo que están coordinadas con el resto de la organización. El reto consiste en ser innovador, ser emprendedor, satisfacer las necesidades de los clientes y desarrollar tendencias y tecnologías emergentes, pero manteniendo el alineamiento de todos los esfuerzos.

La naturaleza del trabajo también ha cambiado. Los individuos han pasado de trabajar en tareas totalmente claras y designadas, en las que es posible que estén conectados con una serie de personas de un laboratorio o división, a estar interconectados a una escala mucho mayor, tanto dentro como fuera de la empresa. Podemos observar cadenas de valor que se expanden hasta incluir ONG o incluso agricultores locales, quienes proporcionan las materias primas a un proveedor. Este nuevo enfoque expansivo significa que los trabajadores tienen que ampliar sus redes de contactos personales y ser capaces de trabajar trascendiendo los límites.

Usted ha declarado que el liderazgo no es exclusivamente responsabilidad del consejero delegado, sino que puede y debe extenderse a todos los niveles de la organización. ¿Podría explicarlo?

En el MIT somos grandes defensores de lo que denominamos "liderazgo distribuido", en especial cuando se trata de grandes organizaciones descentralizadas o internacionales. Estas organizaciones están dejando atrás las estructuras burocráticas tradicionales para dar paso a formas más horizontales de enfrentarse a un mundo más complejo y dinámico. En esas nuevas estructuras, las organizaciones se dan cuenta de que necesitan desarrollar nuevas prácticas de liderazgo que se basen menos en la eficacia individual de las "estrellas" y más en la eficacia colectiva de las redes de contactos de los líderes –algunas formales y otras informales– que operan a diferentes niveles organizacionales y, con frecuencia, más allá de los límites organizacionales. Como ha señalado John Chambers, consejero delegado de Cisco: "Estamos presenciando un gran cambio de la gestión empresarial...