Disrupción digital: cuando la inacción no es una opción

Disrupción digital: cuando la inacción no es una opción Disrupción digital: cuando la inacción no es una opción
Business Review · TIC

A estas alturas del siglo xxi, todos los negocios están impactados por la disrupción digital de una u otra forma. No solo las startups y las grandes empresas tecnológicas, también los bancos, las farmacéuticas, los comercios y un interminable etcétera han visto cómo las nuevas tecnologías han transformado su modelo de negocio en los últimos años. La propia composición de la competencia ha cambiado en innumerables industrias, y nuevos actores como Wealthfront, Airbnb o Alibaba están alcanzando posiciones muy relevantes frente a los competidores tradicionales. 

Ante esta situación, los ejecutivos son conscientes de que no se trata de hechos aislados causados por un par de empresas de nueva creación, sino de una nueva realidad que ha venido para quedarse. La relevancia de las inversiones que se están realizando en todo el mundo alrededor de esta disrupción digital ha llegado a un punto en el que esperar ya no es una opción.

La profundidad y la velocidad de esta transformación han pillado a muchas empresas con la guardia baja, generando confusión y parálisis ante unas reglas de juego radicalmente diferentes para las que no están preparadas. El propio término "digital" es un concepto confuso que se utiliza para referirnos a demasiadas cosas, lo que ha provocado que pierda significado. Digitalizar significa aplicar la tecnología a los clientes y a los recursos de la empresa –empleados, productos y servicios, procesos internos, etcétera–, con el objetivo de aumentar su intensidad de información y su conectividad. En consecuencia, un negocio digital es aquel que combina información y conectividad para crear nuevas fuentes de ingresos y eficiencia para la compañía.

En este nuevo escenario, la tecnología digital es ya una pieza clave en la estrategia de empresas líderes de muy distintos sectores, como son Tesco, General Motors o Disney, por nombrar algunos casos destacados. En los dos últimos años, la cadena global de supermercados Tesco ha abierto tiendas interactivas en aeropuertos y estaciones de metro con el objetivo de tener presencia allí donde vayan sus clientes. Al mismo tiempo, estos clientes se están adentrando cada vez más en el mundo digital, por lo que la compañía británica se ha expandido en sectores totalmente nuevos para ella, como el streaming de películ...