El futuro del mercado hipotecario

El futuro del mercado hipotecario El futuro del mercado hipotecario

Inmersos, como estamos,
en una profunda crisis
económica que ha debilitado
tanto el sistema financiero
como la renta disponible
de las familias, y ha
obligado a realizar una compleja
gestión de balance con
la presencia muy notable de
activos inmobiliarios, es muy
difícil hacer un pronóstico sobre
cuál va a ser el futuro del
mercado hipotecario.
Sin embargo, hay algunas variables
que siempre han actuado
en la conformación de
la oferta y la demanda, y de
cuyo análisis podemos concluir
alguna tendencia en las
expectativas del mercado. Me
estoy refiriendo al entorno
macroeconómico, la situación
del mercado inmobiliario,
la actitud crediticia del
sistema financiero y el marco
regulatorio.

Dejo para un análisis más
profundo la evolución de la
pirámide de edad y la gestión
del stock de vivienda, factores,
sin duda, muy importantes,
pero que a corto plazo son
menos determinantes.
Por algún tiempo nos vamos a
mover en un entorno macroeconómico
desfavorable, en el
que el crecimiento de la economía
y los niveles de desempleo
no facilitarán la creación
de demanda.
No obstante, la particular polarización
del mercado de la
vivienda hacia la compra seguirá
siendo una constante,
si bien disfrazada, a corto plazo,
por la actividad de las entidades
financieras, que han
potenciado el alquiler como
mecanismo para paliar, aunque
levemente, la presión de
los inmuebles en los balances.
De este modo, en la medida en
que la falta de empleo y financiación
no libere tensiones en
el mercado inmobiliario comprador,
podemos estar embalsando
una futura “presión
de precios”.
Las entidades financieras no
han conseguido estabilizar
sus balances como para normalizar
su actividad crediticia,
si bien su creciente capitalización
y mejora de solvencia
propiciarán la necesidad
de rentabilizar los balances,
y “obligarán” a tomar posiciones
crecientes en el
mercado del préstamo.
Y, por último, la presión del
marco regul...