El sector financiero tradicional y las 'fintech' convergen: eficiencia total en el intercambio de valoración como paradigma

El sector financiero tradicional y las 'fintech' convergen: eficiencia total en el intercambio de valoración como paradigma El sector financiero tradicional y las 'fintech' convergen: eficiencia total en el intercambio de valoración como paradigma

Se cumplen diez años del inicio de la mayor crisis económica, financiera, hipotecaria y de crédito de la historia, en la que, entre todas las consecuencias, destaca la pérdida de confianza de los inversores particulares en las instituciones y compañías financieras tradicionales. Esa desconfianza ha permitido un rápido crecimiento de pequeñas compañías que ofrecen soluciones más eficientes a las necesidades financieras tradicionales. El crecimiento de este nuevo microsector está siendo exponencial en los últimos años, y muestra de ello son las 250 compañías fintech y 50 de insurtech que operan en España.

Aunque parece que todavía no se ha producido el punto de inflexión que revolucione el sector, sí existen áreas de desarrollo como el blockchain, el Big Data o la realidad virtual, que van a permitir a las compañías financieras ofrecer un servicio mucho más seguro y eficaz con menor coste.

El sector financiero ya ha visto que la mejor opción es integrar las startups aplicando modelos colaborativos. Según datos del informe FinTech2017, elaborado por PWC, el 45% de las entidades financieras tradicionales ya tiene acuerdos con compañías fintech.

Si nos centramos específicamente en los medios de pago, el 43% de todas las compañías fintech ofrece soluciones en esta área, según McKinsey, lo que supondrá un volumen de negocio de 721.000 millones de dólares en 2017, según Gartner. Los nuevos modelos de pago buscan mejorar la experiencia del usuario y un intercambio de valoración en el que no se produzcan fricciones. En cuanto a los retos, si se consigue aportar seguridad total y toda la confianza que los consumidores exigen al sector financiero, estaremos ante el punto de inflexión que suponga la verdadera revolución del sector.