¿Está preparado para tener colegas robots?

Entrevistas

¿Está preparado para tener colegas robots? ¿Está preparado para tener colegas robots?

La convergencia entre la inteligencia artificial y la humana, que en el pasado parecía solo una ensoñación de los expertos en informática y de los escritores de ciencia ficción, ¿está a punto de llegar? Si los robots llegan a ser tan listos como nosotros, ¿cómo cambiará la función de los directivos? Bernd Schmitt, profesor Robert D. Calkins de Negocios Internacionales en la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, cree que la convergencia va a llegar y que los directivos deben empezar a prepararse ya. Schmitt aborda las preguntas no como un experto en informática, sino como un experto en márketing. Es director del claustro docente del Center on Global Brand Leadership de la Universidad de Columbia, un foro dedicado a cuestiones relacionadas con la marca para investigadores y ejecutivos. Schmitt lleva a cabo investigaciones centradas en las percepciones que las personas tienen acerca de los cíborgs y los robots, y ha lanzado un proyecto, titulado "Posibles mundos futuros", que explora el impacto de las tecnologías en los negocios y en los consumidores. Además, presenta su propia marca con un toque de desenfado robótico. Su sitio web se llama MeetSCHMITT.com. Schmitt habla sobre cómo está avanzando la inteligencia artificial y sobre cómo es probable que esta afecte al lugar de trabajo, e incluso a la creatividad en materia de gestión.

Durante décadas, los expertos en informática se han referido a la fusión de la inteligencia humana y la computación como a "la singularidad". ¿Cómo define usted este concepto?

La singularidad tecnológica se suele definir como un momento en el futuro en el que los sistemas informáticos se volverán tan sofisticados como los humanos o, incluso, cualitativamente más sofisticados y superiores a los humanos. A menudo se habla de esto en el contexto de robots que son superordenadores y que tienen apariencia humana. Esto sucederá cuando los humanos y los robots no puedan distinguirse los unos de los otros, porque el ordenador o robot habrá superado el test de Turing; es decir, si le preguntamos una serie de preguntas, este responderá como si fuera un ser humano.

Es bastante probable que los robots, o los sistemas, lleguen a tener todas las capacidades que normalmente atribuimos a los humanos (o incluso más). Obviamente, una de estas capacidades es el procesamiento de información –en esta área, los ordenadores ya superan, en muchos sentidos, a los humanos que están a cargo de tomar ...