Fijarse unos objetivos personales altos

Fijarse unos objetivos personales altos Fijarse unos objetivos personales altos

Para poner en marcha procesos positivos de cambio y poner así la base para alcanzar unos resultados cada vez mejores, existe una receta: "Exíjanse más".

Receta para poner en marcha procesos positivos de cambio Póngase metas retadoras Solo el que se exige a sí mismo puede rendir mucho. Confíe en sí mismo y ponga alto el listón de sus aspiraciones. Desarrollará entonces fuerzas y energías insospechadas, puesto que pone todo de lo que es capaz para alcanzar sus objetivos. Al no perder de vista ni un momento sus objetivos, usted se está programando para el éxito. Y, cuanto más altos sean sus objetivos, tanto mayores son también las energías de las que dispone. En cambio, cuanto más bajas son sus aspiraciones menor es su energía. Utilice este efecto para liberar energía positiva; esto lo consigue usted si está convencido de que va a alcanzar sus objetivos, y cuenta además con la ambición y el tesón necesarios para superar los contratiempos y adversidades.

Abandone la zona confortable El concepto de zona confortable responde a lo que se entiende por agradable, cómodo, pero también a la inactividad. A menudo resulta difícil abandonar la zona confortable porque se está muy familiarizado con ella. Los cambios, por el contrario, llevan consigo mucha incertidumbre, inseguridad, y resultan incómodos muchas veces. Tenga en cuenta el peligro de permanecer en la zona confortable: no se contente con medianías y mediocridades. Atice el fuego de sus posibilidades. No hay nada tan interesante como el descubrir, sentir y cultivar las propias aptitudes personales. Es verdad que la vida fuera de la zona confortable es trabajosa y en parte hasta arriesgada. Sin embargo, no olvide que los cambios son las células germinativas del éxito. Aproveche, pues, las posibilidades que ofrece una vida fuera de la zona confortable.

Revise sus creencias Entra aquí también el desprenderse de las creencias negativas. Pensemos que las creencias son en cierto modo reglas de juego personales de vida. Algunas nos hacen más fácil la vida, otras, en cambio, nos bloquean. Para trocar las convicciones negativas en positivas, le aconsejamos las siguientes maneras de proceder:

? Determine (diagnostique) sus creencias negativas.

? Infórmese acerca de sus creencias (¿cómo aparece mi futuro si no las cambio en absoluto?).

? Sustituya sus creencias negativas por convicciones positivas y estimulantes.

...