Filosofía disruptiva: un artista del cambio con corazón

Filosofía disruptiva: un artista del cambio con corazón Filosofía disruptiva: un artista del cambio con corazón

Mientras Ishiro Tanaka salía del tren y caminaba hacia el hangar, sintió algo extraño. No le hacía ilusión pasar tiempo con sus motores. Sí sentía que los motores con los que trabajaba eran "sus" motores, y le encantaba oír la canción de su zumbido. Sin embargo, como una sombra sobre su corazón, en las últimas semanas se había sentido con menos ganas de estar en el trabajo.        

La aerolínea tenía problemas, y sospechaba que podían despedirle cualquier día. Aunque quizá hoy supondría un momento de cambio, y sus sentimientos volverían al entusiasmo que solía sentir mientras iba a trabajar. Después de ponerse la ropa de trabajo y preparar las herramientas para su primer mantenimiento preventivo, le llamó la atención la actividad que había al otro extremo del hangar. Al ver que la gente se estaba agrupando, Tanaka se dijo: "Oh, no, ¡ya viene el anuncio!". En vez de un anuncio, un hombre de aspecto llamativo se acercó al grupo de mecánicos y empezó a hablar. Uno de los amigos de Tanaka le susurró que se trataba de Kazuo Inamori, el nuevo CEO de Japan Airlines. Inamori preguntaba a sus amigos acerca de sus tareas de mantenimiento y mostraba un genuino interés en conocer la frecuencia con la que realizaban sus tareas. Ishiro bajó la mirada e hizo una leve reverencia cuando Inamori le preguntó cómo sabía cuándo se había realizado bien una tarea. Casi en un susurro, Ishiro le dijo: "El motor me canta". El señor Inamori sonrió, y dijo que eso era mejor que el karaoke; todos rieron.

Ishiro Tanaka estaba experimentando la llegada de un nuevo CEO y de una nueva clase de CEO: un artista del cambio ético, alguien que lideraba con el corazón, no con el presupuesto. Cuando pensamos en líderes del cambio, nos vienen a la mente imágenes de ejecutivos duros y racionales que ven el mundo puramente en términos financieros (como Al Dunlap, apodado Al Motosierra). En épocas más recientes, ya sea en forma de inversores o de proveedores de capital riesgo, los ejecutivos especializados en reflotar empresas son conocidos por reducir la mano de obra, liquidar activos y vaciar la empresa. Pocas veces pensaríamos en que aspectos como el liderazgo ético, cuidar e incluir al personal y a los clientes y la sensibilidad emocional podrían fo...