Forfaiting, herramienta práctica de exportación

Forfaiting, herramienta práctica de exportación Forfaiting, herramienta práctica de exportación

Para una empresa, uno de los motores de la expansión internacional es la necesidad de incrementar su cuota de mercado, como forma de garantizar su supervivencia en una economía cada vez más competitiva y globalizada. Esta decisión puede provocar tensiones en la tesorería y enfrentar a los departamentos financieros con uno de sus grandes desafíos: la obtención de financiación. Para ello, se deben seleccionar los instrumentos adecuados que cubran las necesidades financieras, aportando la liquidez necesaria, acorde con el crecimiento planificado.

Centrándonos en los recursos del pasivo, disponemos de tres posibilidades: ampliación de capital, crédito a medio y largo plazo, y, por último, crédito a corto plazo. En estos dos últimos casos, la figura que mejor se adapta es la del forfaiting.

Forfaiting es un término utilizado para indicar la venta de efectos comerciales con vencimiento futuro, generalmente a medio plazo (aunque pueden llegar hasta 5-7 años), originados por exportaciones de bienes y servicios.

El comprador de los efectos (forfaiter) renuncia de forma explícita a su derecho legal de demanda frente al vendedor, mediante la cláusula sin recurso. Dicha cláusula es fundamental en una operación de forfaiting, por la cual todos los riesgos inherentes a la cobranza se transfieren al comprador del efecto. Éste, a su vez, entrega dinero en efectivo al exportador equivalente al valor del documento, previo descuento de un porcentaje acordado.

El forfaiting se formaliza con bancos y empresas financieras especializadas, que compran la obligación comercial del importador. Por tanto, los instrumentos de pago que se utilicen tienen necesariamente que implicar una promesa incondicionada e irrevocable de pago. Los más usuales son los siguientes:

Pagarés.

Letras de cambio.

Cartas de crédito con pago diferido.

El forfaiting suele utilizarse en operaciones con países con un elevado riesgo (países en desarrollo o con inestabilidad política o económica). Son operaciones que difícilmente encontrarían otro tipo de financiación. Debido a este elevado riesgo, la entidad financiera que adquiere los efectos exigirá que éstos vayan avalados (por el banco del importador o por una tercera entidad).

Al tratarse de una operación de descuento sin recurso contra tenedores anteriores, la entidad de crédito o forfaiter asume el riesgo total de impag...


José Antonio Morilla

·

Managing director de Trade & Risk Sales-Spain de Global Transaction Banking, Deutsche Bank S.A.E.

expand_less