Fútbol europeo, ¿finanzas inestables? ¿Modelo económico sostenible?

Fútbol europeo, ¿finanzas inestables? ¿Modelo económico sostenible? Fútbol europeo, ¿finanzas inestables? ¿Modelo económico sostenible?

La pasión por el fútbol se traslada a sus finanzas. Para quienes no aman el deporte rey ni toda la liturgia de su espectáculo, el fútbol es algo tan pedestre y vulgar como once futbolistas que corren tras un balón enfrentados a otros once que hacen lo propio, en un ambiente de gritos y aplausos. Por el contrario, muchos de los que se sienten atraídos por la magia que despierta el fútbol no ven sobre un terreno de juego solamente a jugadores. Se pueden analizar unos activos funcionando a pleno, medio o bajo rendimiento, observar unas inversiones mayúsculas o moderadas en activos fijos materiales y en inmovilizados intangibles, acaso sobredimensionados, atinar en los desajustes de las finanzas de los clubs en juego, conjeturar acerca de la rotación de los activos atendiendo a las facturaciones que se producen, cavilar en torno a los costes del factor trabajo y la productividad laboral-futbolística o musitar sobre el cash flow que se genera y las deudas contraídas, advirtiendo la infracapitalización o descapitalización de una entidad…

Y es que el fútbol ofrece aristas variopintas. Desde la perspectiva jurídica (cada vez más sofisticada, dinámica y controvertida) a la interpretación de su marco económico y financiero, pasando por el flanco comercial y el prisma del márketing (que toma el fútbol como un magnífico campo de experimentación), el enfoque sociológico del fenómeno de masas (estudiando las reacciones de los aficionados y su comportamiento en las gradas) y los impactos televisivos (basados en las audiencias y los siempre debatidos repartos de sus derechos).

¿CUÁNTO FACTURA EL FÚTBOL EUROPEO?

En el gráfico 1 se plasma la evolución de los ingresos del conjunto del fútbol europeo. De 12.600 millones de euros ingresados en la temporada 2005/2006 se pasó a 19.400 millones en la 2011/12. Crecimiento recio en términos futbolísticos, cuando, por ejemplo, el PIB de Europa mejoró tímidamente en ese período o tal vez decreció en algunos países. El fútbol marca sus propios derroteros, transitando por una vía muy diferente a la de la economía europea.

El protagonismo del fútbol europeo corre a cargo de las cinco grandes ligas: la Premier League inglesa, la Bundesliga alemana, la española Liga de las Estrellas, la Serie A italiana y la Ligue 1 francesa. Estas han concentrado en los últimos años más de la mitad de los ingresos totales genera...


expand_less