Gestionar el cambio es vivirlo

El sector opina

Gestionar el cambio es vivirlo Gestionar el cambio es vivirlo

Hablar de cambio en las organizaciones es hablar de transformación, del constante proceso de adaptación que obliga a modificar relaciones, a soltar certezas, a gestionar la incertidumbre y a convivir con una realidad en tránsito.

Entender las emociones que surgen en estos procesos, y no solo los comportamientos, permite equilibrar los desequilibrios y desarrollar líderes capaces de generar el contexto emocional con el que avanzar y construir futuro.

El cambio se puede acelerar desde la aceptación, generando un entorno de confianza:

? Al valorar el impacto, escuchando para gestionar los miedos que puedan surgir.

? Durante la elaboración del cambio, potenciando y alineando valores y construyendo una nueva identidad corporativa.

? En el camino hacia la visión común de futuro, disfrutando del proceso, buscando alianzas, viviendo las oportunidades e integrando el nuevo modelo.

Cada transformación empresarial arranca en la esfera individual con esta pregunta: ¿qué me pasa a mí? Generamos nuestros propios límites en función de cómo escuchamos la propuesta de cambio. Si sentimos ambición, serenidad, confianza y determinación, abriremos oportunidades. Si sentimos resignación, desconfianza, resentimiento, confusión, temor o arrogancia, las cerraremos.

Todo proceso de cambio se tiene que vivir. No podemos negarlo ni delegarlo, pero podemos elegir vivirlo como víctimas o protagonistas. La clave es decidir qué queremos conservar durante la transformación y, desde ahí, construir nuestro mejor futuro. ?