¿Hasta qué punto resultarán disruptivas las innovaciones que proceden de los mercados emergentes?

¿Hasta qué punto resultarán disruptivas las innovaciones que proceden de los mercados emergentes? ¿Hasta qué punto resultarán disruptivas las innovaciones que proceden de los mercados emergentes?

La innovación disruptiva fue la estrategia a la que se atribuyó el dramático desarrollo económico japonés tras la Segunda Guerra Mundial. Empresas del país como Nippon Steel, Toyota, Sony y Canon empezaron a ofrecer productos baratos que, al principio, eran de calidad menor a los de sus competidores occidentales. Este factor permitió a las compañías niponas captar el segmento inferior del mercado. A medida que las prestaciones de sus artículos mejoraron, comenzaron a entrar en segmentos que otorgaban un mayor margen de beneficio. Con el paso del tiempo, se apoderaron de la mayoría de los mismos y arrinconaron a sus competidores occidentales en la gama más alta, o los echaron por completo del mercado.

Numerosos estudiosos afirman que en este momento se está cociendo un proceso disruptivo similar en los actuales mercados emergentes, sobre todo en China y la India. Tal vez el ejemplo más conocido sea el Nano, un coche económico presentado en la India en el año 2009 por Tata Motors. Otras muestras que suelen citarse incluyen el Tata Swach, un sistema portátil y ecológico de purificación del agua, el chotuKool, una nevera llevadera de bajo precio que puede funcionar con baterías, presentada en la India por Godrej & Boyce, y el LePhone, que Lenovo estrenó como la respuesta económica china al iPhone.

Estos ejemplos son sólo la punta del iceberg. Muchas empresas menos conocidas, así como hombres de negocios, proveen en la actualidad a miles de millones de clientes locales de productos de bajo coste  sin una competencia significativa de las grandes compañías  globales. Pero una vez que los empresarios locales hayan consolidado su presencia en sus mercados de origen, también pueden dar el salto a los países más desarrollados. Allí seguramente empezarán por los segmentos de mercado más baratos e irán progresando hacia las gamas altas. El temor entre las empresas de las economías más avanzadas es que la historia esté a punto de repetirse, y esta vez tenga como protagonistas a las firmas de China y la India. ¿Hasta qué punto resulta inevitable esta amenaza?

Para responder a la pregunta, he examinado 21 innovaciones disruptivas de bajo coste que han tenido lugar en Europa y EE. UU. durante los últimos 40 años. Mi muestra incluye tanto las innovaciones disruptivas que lograron el éxito como las que no. Por tanto, podemos comparar los triunfos con los fracasos, y de esa manera identificar las diferencias que existen ent...