Hoja de ruta para crear ciudades inteligentes

Hoja de ruta para crear ciudades inteligentes Hoja de ruta para crear ciudades inteligentes

El siglo XXI es el siglo de las ciudades. Con más de la mitad de la población mundial viviendo en ellas, se han aanzado como centros de inuencia económica y social. En paralelo, el estallido de la revolución digital está creando una sociedad hiperconectada y colaborativa que transforma de forma decisiva las relaciones entre los ciudadanos. En la conuencia de ambas tendencias globales aparecen las 'smart cities', o ciudades inteligentes. Pero ¿qué es una 'smart city'?

El concepto de smart city, o ciudad inteligente, se ha hecho muy popular. Congresos, foros públicos y privados y empresas reúnen a expertos y ofrecen soluciones que se agrupan bajo el paraguas de lo smart. El término tiene una flexibilidad infinita, ya que es capaz de albergar y aglutinar una gran variedad de objetivos, finalidades, herramientas y procedimientos. Las ciudades se autodenominan inteligentes, y lo mismo hacen las empresas dedicadas a proporcionar soluciones urbanas. Todo en la ciudad es –o parece ser– inteligente. Esta proliferación es de tal intensidad que el concepto se ha banalizado y empieza a saturar, e incluso a provocar rechazo a una parte de ciertos actores urbanos. Sin restar importancia a estas reacciones, hay sólidos argumentos para reafirmar la idea de que tras el término smart, y más allá de las modas y etiquetas, existe una realidad de alto impacto económico y social que ha llegado para quedarse.

El fenómeno de las ciudades inteligentes se enmarca en un escenario caracterizado por dos megatendencias que determinan la transformación de la sociedad contemporánea:

• El proceso de urbanización. Es una de las tendencias que va a marcar con mayor fuerza el siglo y que ha provocado que, ya desde 2007, más del 50% de la humanidad viva en ciudades. • La revolución digital. El desarrollo de las tecnologías de la información y las comunicaciones ha dado lugar a una realidad en la que proliferan los dispositivos conectados (hiperconectividad), fijos y móviles, tanto entre personas como entre máquinas (M2M, o machine to machine), y que está transformando la articulación del sistema productivo (sociedad colaborativa). El impacto de la revolución digital sobre un mundo en proceso acelerado de urbanización es lo que explica la emergencia del concepto smart city. En la confluencia de ambas megatendencias de cambio surgen una nueva ciudadanía, más demandante y participativa, y una forma distinta de vivir la ciudad y de integrarla en los pr...