Inteligencia artificial, la gran aliada del 'marketing' y la personalización

Inteligencia artificial, la gran aliada del 'marketing' y la personalización Inteligencia artificial, la gran aliada del 'marketing' y la personalización

IS

Idoia Salazar

Márketing y Ventas (Núm. 161) · Márketing

Los sistemas inteligentes ya son una realidad en muchos productos y servicios. Permiten la gestión eficiente del Big Data, reducir tiempos, aumentar la precisión de nuestros mensajes y, sobre todo, llevar la personalización a límites nunca vistos. L’Oréal, Netflix, Amazon, Henn na Hotel, Lil Miquela… En este artículo, conoceremos algunas experiencias en las que la inteligencia artificial aplicada al ‘marketing’ ha demostrado ya su eficacia

Muchos sistemas inteligentes ya se incorporan estratégicamente en algunos procesos creativos, ayudando en la toma de decisiones, incluso en cuestiones relativas a la originalidad de un producto o servicio. Pero si hay un terreno en el cual la IA está impactando como en ningún otro es en el de la personalización: gracias a estas nuevas herramientas tecnológicas, agencias y departamentos analizan las interacciones de los clientes con el objetivo de adecuar productos y servicios en función de gustos y necesidades muy específicos. Es un hecho que, cuanto más se conoce a un cliente, más posibilidades existen de influir en su decisión de compra, por lo que la personalización de la publicidad en base al análisis pormenorizado de los datos personales supone una gran utilidad. Para ello, la IA provee de una herramienta fundamental: el chatbot o bot.

Un bot es un software, un programa informático, capaz de comunicarse con los usuarios a través de mensajes de texto o de voz. Ejemplos serían Google Home o Alexa, pero existen miles –o más– en el mercado, muchos vinculados a un sitio web específico. Por un lado, el bot ofrece al usuario/consumidor soporte personalizado durante todo su proceso de compra; y, por otro, consejos útiles sobre los productos y servicios, lo que, sumado, permite aumentar la fidelización de los clientes e, incluso, hacer predicciones de incidencias. Se mejoran así la experiencia de usuario y la estrategia a la hora de exponer los productos/servicios, y aumentan la eficiencia en el soporte al cliente y el conocimiento específico sobre gustos y necesidades particulares. Esta personalización es, sin duda, una de las grandes ventajas que nos ofrecen las herramientas inteligentes, por lo que cada vez son más los casos de uso de esta tecnología. Conozcamos ejemplos concretos:


▶ El cuidado “inteligente” de L’Oréal. L’Oréal es una de las firmas que más está apostando por la personalización a través de IA. Sus investigaciones en este ámbito han dado como resultado nuevos productos, como los siguientes:

• Más calidad en nuestras rutinas de cepillado. De la colaboración entre su marca Kérastase, líder en el cuidado del cabello profesional en el segmento del lujo, y Withing, firma especializada en el negocio de la salud conectada perteneciente a Nokia, L’Oréal lanzó el “Kérastase Hair Coach Powered by Withings”, un cepillo dotado con sensores avanzados y algoritmos de análisis de señales que valoran la calidad...


Idoia Salazar

·

Profesora en la Universidad CEU San Pablo (Madrid) y presidenta del Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA)