Internacionalización de las inversiones: buscando el dividendo a nivel global

Colaboración

Internacionalización de las inversiones: buscando el dividendo a nivel global Internacionalización de las inversiones: buscando el dividendo a nivel global

La renta variable con reparto de dividendo es una estrategia atractiva y ampliamente consolidada en todas las áreas geográficas del mundo, tanto para fundamentar una cartera bien diversificada como para aquellos inversores que buscan flujos de rentas periódicas en un entorno de bajos tipos de interés. Una de las razones principales es, entre otras muchas, que los dividendos y su crecimiento suponen la mayor parte de las rentabilidades reales a largo plazo, las cuales además se incrementan por el efecto de la capitalización que se consigue con la reinversión de dichos dividendos. Pero se trata de una estrategia que debería realizarse con un enfoque internacional y buscando empresas consolidadas, las cuales se pueden encontrar en todas las áreas geográficas y sectores, que generen beneficios sostenibles y cuenten con la fortaleza suficiente para incrementar sus dividendos anualmente.

Las rentabilidades por dividendo se encuentran actualmente por encima de su media de 15 años y pueden reforzarse por la mejoría de las condiciones económicas a nivel global. Las empresas estadounidenses pagan ahora más dividendos que antes de la crisis y casi la mitad de las acciones europeas tienen una rentabilidad por dividendo superior al rendimiento de los bonos corporativos europeos.

Empresas como la británica Tesco, la suiza Nestlé, las coreanas Hyundai y Kia Motors, el grupo editorial Reed Elsevier, la farmacéutica japonesa Astellas o la australiana Commonwealth Bank of Australia tienen sólidas trayectorias de remuneración a sus accionistas y pertenecen a regiones y sectores muy diferentes. No obstante, se requiere un profundo análisis de los fundamentales de las empresas junto a unas sólidas capacidades de gestión de riesgos para seleccionar, entre el gr.an universo de candidatas, aquellas compañías que abonarán año tras año dividendos sostenibles en efectivo.