Intuición frente a deliberación: cómo mejorar la toma de decisiones

Intuición frente a deliberación: cómo mejorar la toma de decisiones Intuición frente a deliberación: cómo mejorar la toma de decisiones

Las investigaciones llevadas a cabo a lo largo de los últimos cincuenta años por respetados intelectuales, entre ellos el premio Nobel Daniel Kahneman, han puesto de manifiesto la gran variedad de factores que influyen de manera constante en la toma de decisiones. Gracias a estos trabajos pioneros, ahora sabemos que existen errores predecibles que llevan a las personas a realizar constantemente actos subóptimos, como puede ser no ahorrar lo suficiente antes de la jubilación, entrar en conflictos innecesarios, casarse con la persona equivocada o aceptar trabajos inadecuados.

Por desgracia, aún tenemos que descubrir estrategias sistemáticas que ayuden a las personas a superar estas influencias y a comportarse de forma óptima. Con una economía global cada vez más interconectada, todas las decisiones sesgadas que tomemos repercutirán en un sector cada vez más amplio de la sociedad. Dados los enormes costes a los que puede dar lugar un comportamiento subóptimo, es momento de centrarnos en mejorar nuestra base de conocimiento sobre las estrategias que pueden llevarnos a tomar mejores decisiones.

EN BUSCA DE UNA TOMA DE DECISIONES ÓPTIMA

Antes de comenzar, es importante mencionar lo difícil que ha sido encontrar soluciones a este problema, a pesar de los muchos esfuerzos realizados. En 1982, Baruch Fischhoff, de Carnagie Mellon, revisó los resultados de cuatro estrategias que habían sido propuestas como "soluciones" para la toma de decisiones sesgada:

1. Avisar a las personas de la posibilidad de sesgos o influencias.

2. Describir la presencia y la dirección de un sesgo concreto.

3. Ofrecer información tras la decisión.

4. Ofrecer un amplio programa de formación que se sirva de las informaciones aportadas tras las decisiones y que incluya formación y otras intervenciones destinadas a mejorar los juicios.

Las conclusiones de Fischhoff, que han resistido veintisiete años de análisis, indican que con las tres primeras estrategias se consigue un éxito mínimo, mientras que la cuarta estrategia sólo genera beneficios moderados. Estas noticias no son esperanzadoras para los psicólogos y economistas cuyo objetivo es mejorar nuestra capacidad de toma de decisiones, pero se están realizando avances. La distinción entre funcionamientos cognitivos, o razonamientos, del "tipo 1" y del "tipo 2", introducida por Keith Stanovich y Richard West, psicólogos de la Universidad de ...