La cadena de suministro como motor de crecimiento

La cadena de suministro como motor de crecimiento La cadena de suministro como motor de crecimiento

Los distintos actores que intervienen en el mercado se enfrentan al desafío que plantean las tecnologías digitales. Del reto se sale fortalecido si las nuevas tecnologías se entienden como aliadas, y no como un problema para seguir compitiendo en la economía global actual.

 

Las necesidades de los clientes están cambiando día a día. Es más, los propios clientes están cambiando. Creyendo que se está sirviendo a una generación de clientes fieles, se puede estar perdiendo, al mismo tiempo, a todas las generaciones del futuro. Las empresas tradicionales se han mantenido durante años inalterables, seguras en la inercia de lo conocido. Igual que ellas, sus cadenas de suministro mantenían su linealidad. Pero, en el mundo de hoy en día, se lucha por servir a clientes cuyas más diversas necesidades están cambiando constantemente. Y la adaptación no es solo obligación de la empresa final, sino de todas aquellas que conforman la cadena.De hecho, las compañías para las que estas trabajan es posible que todavía pasen por alto esos nuevos segmentos de clientes potenciales, porque suelen carecer de los datos que los hacen visibles y les permiten detectarlos.

El cambio afecta a todas las partes que intervienen en un negocio en el que, por regla general, lo habitual era la fragmentación de sus redes de abastecimiento. Fragmentación que, en la sociedad actual, puede comprometer la capacidad de respuesta de la cadena. Esas ineficiencias operativas se pueden comportar como obstáculos para aprovechar con la agilidad necesaria las oportunidades de crecimiento a medida que estas puedan ir surgiendo.

En el sistema tradicional, las cadenas de suministro lineales han dejado de estar en condiciones de competir. Lo que las empresas demandan son nuevas estrategias y una transformación en sus respectivas cadenas de suministro, que tienen que regirse por las nuevas exigencias de flexibilidad y adaptación, que, afortunadamente, están a su alcance, gracias a las enormes posibilidades que ofrecen en esta fase de crecimiento las tecnologías digitales, recientes en muchos casos y en constante y vertiginosa evolución.

El concepto fundamental es que las compañías liberen sus cadenas de suministro de las ataduras actuales, para que estas aceleren también su adaptación y se conviertan en un motor de crecimiento. La nueva estrategia debe permitir movimientos ágiles y veloces hacia nuevos enfoques del valor de entrega o, incluso...