La compra de WhatsApp por parte de Facebook - Economía digital y valor económico

La compra de WhatsApp por parte de Facebook - Economía digital y valor económico La compra de WhatsApp por parte de Facebook - Economía digital y valor económico

A finales de 2015, muchos fondos de inversión reevaluaron a la baja sus inversiones en empresas tecnológicas (tech firm) no cotizadas. Por ejemplo, Fidelity redujo en un 20% el valor de su participación en Dropbox (una empresa de almacenamiento de datos en la nube), en un 25% en Snapchat (empresa de app messaging) y en un 50% el valor de sus participaciones en Zenefits (empresa de software) y Mongo DB (empresa de base de datos).

Alguna de estas compañías eran las llamadas unicorns, empresas de tecnología no cotizadas con un valor estimado de mercado superior a los mil millones de dólares. Pocos meses antes, muchas de estas unicorns habían experimentado importantes revalorizaciones, como en el caso de Zenefits, que en mayo de 2015 acudió a una ronda de financiación donde fue valorada en más de cuatro mil quinientos millones de dólares. El hecho de ser empresas tecnológicas cotizadas tampoco aminoró este ajuste a la baja. Muchas tecnológicas cotizadas sufrieron también down rounds, como es el caso de Square (compañía de pagos a través de móviles), que hizo una salida a bolsa a un tercio del valor previo como no cotizada, o el caso de Etsy (una online marketplace para bienes hechos a mano), que entre abril y noviembre de 2015 perdió un 70% de su valor bursátil.

¿Es normal que en un mismo año se den estas variaciones de valor económico en este tipo de empresas? ¿Es el mundo digital un mundo aparte, donde hay que emplear criterios de valoración diferentes? ¿En qué consisten, en definitiva, este mundo y esta economía digital?

 

Tecnología digital y realidad económica El desarrollo e integración de la tecnología digital en la vida diaria están teniendo una serie de consecuencias –en personas, familias, comunidades e incluso gobiernos– que eran impredecibles hasta hace poco tiempo. En efecto, la vida social se reconfigura a través de nuevos canales de comunicación, las empresas deben adaptarse a estos nuevos canales para llegar a sus clientes, la opinión pública se manifiesta en nuevas formas de expresión, se accede a nuevos conocimientos sobre el comportamiento de los individuos y las organizaciones, y la economía crece impulsada por nuevos sectores y nuevas industrias relacionados con el mundo digital. La revolución digital, también conocida como la tercera revolución industrial, consiste en el cambio de la tecnología analógica, mecánica y electrónica por la tecnología digital. Este cambio se inici...