La economía del dato: retos y oportunidades

La economía del dato: retos y oportunidades La economía del dato: retos y oportunidades

Los recursos de business intelligence que se vienen empleando desde los años 90 han aportado siempre una mirada hacia atrás; es decir, una mirada que contaba lo que había ocurrido en el pasado, de manera resumida, agrupando y visualizando datos. El Big Data trae una nueva visión, una perspectiva futura en la que se busca predecir lo que puede ocurrir para aprovechar oportunidades y escenarios y adelantarse a los hechos a través de las técnicas que aporta el mundo del business analytics. Se trata de un cruce entre modelos analíticos que permite modelizar el funcionamiento de las organizaciones.

Tres elementos son los que están impulsando que el Big Data y su adopción sean exponenciales. En primer lugar, el abaratamiento de la computación. El libro La sociedad de coste marginal cero, de Jeremy Rifkin, ya ilustró los costes marginales cero que tendríamos en esta era digital. En segundo lugar, la tecnificación de la sociedad y su digitalización.Y es que cada vez codificamos más conductas o expresiones sociales en objetos conectados a Internet. Los coches, las lavadoras, la ropa o incluso las paredes, ahora adquieren capacidades de escucha y actuación, lo que hace que se generen cada vez más datos de todo ello. Y, en tercer lugar, vivimos en la era de las redes sociales. Las que empleamos en el día a día (Instagram, Twitter, Facebook, Linkedin, etc.) son servicios aparentemente "gratuitos", pero nada es gratis: las redes sociales comerciales funcionan como si fueran una televisión. El objetivo es generar datos sobre audiencias y comportamientos para que luego se puedan comercializar espacios de impacto para esas audiencias. El usuario se convierte así en proveedor de datos.

Todo ello hace que sea necesario un nuevo paradigma de almacenamiento, procesamiento y puesta en valor de los datos –lo que se ha bautizado como Big Data–, así como emprendedores de datos que sepan interrogar y sacar valor de toda la información recopilada. Las organizaciones que están de verdad obteniendo una ventaja competitiva son aquellas que están reformulando su estructura para poner los datos en el centro y, luego, sincronizar procesos alrededor. Así, se convierten en data driven business, y, en ellas, el contraste de hipótesis pasa a ser la mirada hacia la toma de decisiones y la gestión estratégica, táctica y operativa.

Tal es el caso de Mercadona, que recientemente anunciaba su nuevo "cerebro tecnológico", dentro de un ambicioso Plan de Transf...