La fuerza de las ideas

La fuerza de las ideas La fuerza de las ideas

El que de manera voluntaria y deliberada controla sus pensamientos e inuyen en ellos es capaz de dominar cualquier situación. Incluso con unas sencillas medidas se pueden interiorizar pensamientos positivos. "Los pensamientos son fuerza", según el experto Nikolaus B. Enkelmann, y pueden provocar acciones positivas o negativas.

Por eso es importante que ordenemos (y disciplinemos) nuestros pensamientos, también en nuestro subconsciente. Sin embargo, esto sólo es posible si están en consonancia con las leyes por las que se rige el curso de nuestras vidas. Y añade Enkelmann: "Nada cambia tanto a las personas como una cadena de éxitos o de fracasos. El fracaso tiene como consecuencia la decepción, la duda y el miedo y puede en última instancia acarrear enfermedad y muerte. El éxito, por tanto, no es otra cosa que un principio básico de importancia vital que viene determinado por nuestro comportamiento personal". Para programarnos positivamente y aprovechar el poder de nuestros pensamientos, Enkelmann aconseja la sugestión. Para ello, escriba primero algunos contenidos que deban convertirse en convencimiento interno para usted.

Algunos ejemplos son los siguientes:

? Vivo entusiasmado y lleno de fuerza y energía.

? Conozco mis objetivos y me gustan los trabajos que realizo.

? Escuchar fortalece mi capacidad de concentración.

? Hablo expresivamente, con sentimiento y convicción.

? Mis éxitos fortalecen la conciencia de mi propia valía y mi tenacidad.

Escoja una frase –una sugestión para cada semana. Escriba esa sugestión en diez fichas y colóquelas en lugares importantes. Por ejemplo, en la oficina, en el coche y en casa, de forma que se tope con ellas una y otra vez.

El efecto es el siguiente: "la sugestión se fija en la memoria de larga duración como un impulso positivo que condiciona su actividad". Y se dará cuenta de que con estos ejercicios puede influir positivamente en su personalidad y carácter.