La internacionalización de las empresas españolas: ¿cómo deciden el destino de sus inversiones las grandes empresas y las pymes?

La internacionalización de las empresas españolas: ¿cómo deciden el destino de sus inversiones las grandes empresas y las pymes? La internacionalización de las empresas españolas: ¿cómo deciden el destino de sus inversiones las grandes empresas y las pymes?

Las empresas españolas han apostado vigorosamente durante las últimas décadas por la inversión productiva en el exterior, como vía para consolidar y expandir su crecimiento, aumentar su productividad o acceder a nuevos mercados y recursos (tecnológicos, humanos, financieros, etc.). Hoy en día, la economía es la 13.ª inversora a escala mundial, con cerca de nueve mil compañías instaladas en el extranjero. El protagonismo inversor español es especialmente destacado en la Unión Europea e Iberoamérica. De hecho, España es el segundo inversor extranjero tanto en Iberoamérica como en el Reino Unido, tras Estados Unidos. Algunas de nuestras empresas son líderes mundiales en sus respectivas ramas de actividad. A título de ejemplo, en el ranking Fortune Global 500, compuesto por las primeras 500 empresas de todo el mundo ordenadas en función de sus ingresos totales, aparecían nueve compañías españolas en el año 2017 (Banco Santander, Telefónica, BBVA, ACS, Repsol, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Mapfre e Inditex). No obstante, lejos de tratarse de un fenómeno exclusivo de las grandes empresas, en las últimas décadas, también numerosas pymes han decidido emprender el viaje de la internacionalización. Las decisiones de internacionalización de las empresas mediante inversión extranjera directa (IED) están intrínsecamente determinadas por el lugar donde se van a realizar. De esta manera, cuando una empresa se plantea acometer inversiones a largo plazo para controlar una entidad residente en otro país y, al menos, tener una influencia significativa en las decisiones de gestión de esa compañía, ha de conjugar simultáneamente aspectos de índole interna –el motivo por el que decide implantarse en el exterior– con factores externos –que determinan en mayor medida dónde y cómo invertir–. Nuestra investigación indica que para las empresas españolas, tanto para sus grandes empresas como para las pymes, los factores de localización más importantes son los relacionados con la disposición de un entorno jurídico institucional que les ofrezca unas mínimas garantías para sus inversiones. No obstante, al descender al detalle, se constata que la importancia que las empresas españolas conceden a los factores de localización es distinta en función del destino de sus inversiones. Concretamente, constatamos diferencias en los factores determinantes entre las de países desarrollados y aquellas en mercados emergentes. Estas diferencias adquieren todavía mayor intensidad en el cas...