La realidad de la web 3.0

La realidad de la web 3.0 La realidad de la web 3.0

GP

Germán Piñeiro

Marketing y Ventas (Núm. 153) · Marketing

La comunicación bidireccional es hoy una completa realidad. Se comparte, se comunica, se intercambia y, por qué no, se está creando un tipo de “inteligencia colectiva” con la que cualquiera con algo que decir puede aportar lo que desee al resto del mundo, en tiempo real. Es el just in time. Se generan interesantes debates dentro de la red, y en ella se acaba colaborando para sacar adelante proyectos y todo tipo de iniciativas. Las fronteras informativas han caído. Hoy en día, se puede buscar información desde cualquier rincón del mundo y, precisamente, también de cualquier rincón del mundo. Vivimos un momento que podríamos calificar de “software al servicio de todos”, gratuito, de fácil acceso. Nada que ver con años atrás, cuando parecía que solo los privilegiados podían alcanzar lo que entonces parecía ciencia ficción: poder hablar, a través de la pantalla, con gente a miles de kilómetros.

El camino recorrido en tan poco tiempo ha sido intenso. Aún queda mucho por explorar, pero se intuye cuál va a ser el futuro. Y es que nuestra actual forma de trabajo, la cada vez mayor necesidad de comunicación y el desarrollo constante de nuevos dispositivos, que nos permiten estar más conectados que nunca, nos abocan a lo que se está denominando “web 3.0”. Porque ya no basta con compartir, crear y opinar. Es el momento de dar un paso más y de “filtrar” a través de palabras clave mucho más sencillas y más “humanizadas”. Con el impulso, también, de la geolocalización, la información pasa a ser casi a la carta. Esta es la realidad, incluso en 3D. De ahí a la ficción solo hay una delgada línea. 

EL PRIMER ESLABÓN: LA WB SEMÁNTICA

En este escenario, se habla ya de “web semántica”. Pero ¿de qué se trata? Es un concepto al que se refirió por primera vez Tim Berners-Lee, el padre de Internet, allá por el año 2001. Pero, ciertamente, no todo el mundo termina de comprender qué es y qué características la definen. En realidad, es mucho más sencillo de lo que parece: se trata de ofrecer al usuario una respuesta concreta y rápida a sus consultas y búsquedas. Esta sería la forma sencilla de resumir el término, aunque, en algunas definiciones que se han ido proponiendo, se da un paso más allá del hecho de compartir e interactuar entre usuarios para llegar hasta la idea de que las propias aplicaciones, sistemas o, incluso, programas se tornen más proactivos por sí mismos. ¿Por qué? Porque en la web hay mucha información, demasiada, y ...


Germán Piñeiro

·

CEO de Iniciativas Virtuales, IVDA Group, y consultor de márketing