La reinvención ¿forzosa? pasados los 40

La reinvención ¿forzosa? pasados los 40 La reinvención ¿forzosa? pasados los 40

R
Maite Piera Executive Coach certificada por la International Coach Federation (ACC). MBA IESE y licenciada en Administración y Dirección de Empresas. Autora de Buscar trabajo para Dummies (Editorial Planeta, 2011). www.coachingvirtual.net
aúl tenía una trayectoria excelente. Había trabajado en distintos países, siempre para la misma multinacional. Toda su carrera profesional había sido impecable. Cada vez más responsabilidad, más impacto en la organización y, cómo no, mejores condiciones económicas. En el último puesto en que estuvo, y después de más de quince años en la empresa, Raúl se topó con un jefe de "otro estilo", ya que tenía recelos de su equipo. No le gustaba tener a subordinados que tomaran mejores decisiones que él, y menos sin consultarle. Esto empezó a molestarle. Las reuniones de seguimiento de objetivos empezaron a ser nefastas. Raúl siempre iba preparadísimo a ellas, con un resumen de situación de todos sus proyectos, en los que explicaba las metas que había sido capaz de lograr por sí mismo. Su jefe, sin embargo, quería tenerlo todo bajo su control. En definitiva, no se entendían.

En ese momento, Raúl estaba "perdido". "¿Cómo puede ser que, después de tantos años en esta misma organización, ahora no sepa cómo se hace el trabajo?", pensaba. Buscó la ayuda de un coach y después de un psicólogo. Raúl estaba mal. Cada vez peor. No paraba de recibir alabanzas de sus compañeros y de las personas con quienes trabajaba directamente en distintos países. Pero a la vez no dejaba de sufrir los reproches de su jefe e interlocutor directo.

A raíz de todo eso, se empezó a plantear la idea de salir de la compañía. Pensaba que tal vez había llegado el momento de buscar otro empleo, pero no estaba seguro de ser capaz de tomar una decisión de esta índole, ni si el contexto era el más adecuado. "Por todos lados se oye hablar de la crisis", se repetía. Él, además, estaba ya "hecho a la empresa". No sabía qué funciones podría cumplir en otra organización, ni cómo iba a ser el futuro trabajo. Y, a pesar de las dificultades, pensaba que, después de tantos años y de tanta dedicación, tenía el camino asegurado en su actual puesto. Para empezar, disponía de buenos contactos y sus compañeros le adoraban. Pero, aun así, Raúl se planteó cambiar de sector. "¡No, no puedo hacer eso! Yo pertenezco al mundo de la alimentación. Después de casi quince años, ¿cómo voy a dar un salto así ahora?", se preguntaba. Y decidió, a pesar de ...