La relación simbiótica entre la marca y su lugar de origen

La relación simbiótica entre la marca y su lugar de origen La relación simbiótica entre la marca y su lugar de origen

Cuando mencionamos el nombre de Alemania, inmediatamente nos vienen a la mente conceptos como tecnología e ingeniería. Nuestra predisposición a adquirir un producto o servicio alemán, cuando se trate de una categoría de producto con un componente importante de tecnología o ingeniería, será superior a la de productos exactamente iguales o similares provenientes de países cuya imagen no esté tan fuertemente asociada a estos conceptos. Lo mismo nos pasará con los relojes, si éstos provienen de Suiza; con el diseño italiano en el ámbito de la moda, la automoción o el mobiliario; con el whisky escocés, los perfumes franceses o el café de Colombia, sólo por poner algunos ejemplos. 

Existe una relación simbiótica entre la marca como país y sus marcas de productos y servicios. Por un lado, las actividades relacionadas con el branding de un país pueden tener un impacto directo sobre las percepciones de las empresas provenientes de dicho territorio, sus productos y servicios, y sus marcas; por otro, las actividades de branding que las empresas ejercen individualmente también pueden impactar sobre las percepciones generales de
la marca o reputación de su país de origen. En dichos casos, se produce una asociación positiva entre el producto y su origen, aunque no esté siempre claro en qué dirección funciona:

Para un territorio, disponer de una imagen o reputación sólida se convierte en una importante ventaja competitiva, siendo un factor clave en el éxito o fracaso de sus esfuerzos para atraer y retener visitantes, talento, clientes para sus productos y servicios e inversores....


expand_less