La vocación de Haier

La vocación de Haier La vocación de Haier

A lo largo del último siglo, la mayoría de los referentes en materia de gestión y prácticas organizativas han tenido su origen en Estados Unidos. Echando una mirada cien años atrás, encontramos a Ford y su uso pionero de la línea de ensamblaje móvil, su introducción de un sueldo diario de cinco dólares (no como un acto benévolo, sino para garantizar que tendría a gente operando en su línea de producción) y su gigantesco complejo en River Rouge. Todo ello con enormes implicaciones a nivel de gestión y organización. 

Años más tarde, la compañía General Motors, bajo el mando de Alfred P. Sloan, daba lecciones sobre cómo estructurar las grandes corporaciones modernas, y empresas americanas como Procter & Gamble defendían el arte y la ciencia del márketing. IBM encabezó la creación de la cultura corporativa moderna, y General Electric dio lecciones sobre cómo crear directivos y líderes. Pero no fue hasta los años 80 del siglo pasado, con el gigante económico americano tambaleándose, cuando los directivos occidentales empezaron a buscar la inspiración en Japón. Toyota, Honda y otras compañías fueron alabadas por su calidad y sus sistemas de producción. Así, hoy en día, la búsqueda de innovadores en materia de gestión es verdaderamente global. Turkcell, la empresa de comunicaciones móviles líder en Turquía, está poniendo en práctica la idea del valor social; la empresa india Infosys ha gestionado un rápido crecimiento; y M-Pesa, en África, está usando la tecnología de maneras que todavía no han sido adoptadas en mercados más desarrollados.

El campo de la innovación en materia de gestión nunca había sido tan grande, ni tampoco tan importante. Esta es la opinión de pensadores como Julian Birkinshaw y Gary Hamel, de la London Business School. Y resulta interesante que algunos directivos de Apple y Google también hayan hablado recientemente de la necesidad de que sus empresas adopten una gestión y una conducta organizativa innovadoras. Y es que una innovación brillante en otros ámbitos puede verse perjudicada si la empresa no innova en su modo de gestionarse y organizarse. La historia del mundo empresarial está repleta de productos potencialmente revolucionarios que se vieron obstaculizados por culpa de limitaciones a nivel de gestión y organización.

LLEGA HAIER

Actualmente, a medida que el desarrollo de la economía china sigue ...