Los límites de la percepción: los peligros de la información imperfecta

Los límites de la percepción: los peligros de la información imperfecta Los límites de la percepción: los peligros de la información imperfecta

los economistas y los psicólogos se basan en presupuestos divergentes sobre el comportamiento humano a la hora de elaborar sus teorías. Los economistas suelen dar por hecho que las personas son plenamente racionales, mientras que los psicólogos –sobre todo los que estudian las decisiones conductuales– analizan cómo las personas se alejan de lo racional conforme a pautas sistemáticas. Aunque estas dos disciplinas ofrecen predicciones diferentes sobre cómo reaccionan las personas ante los estímulos externos, ambas se basan en el supuesto implícito de que las personas perciben con precisión los estímulos que las rodean.

El nobel de economía Herbert Simon introdujo el concepto de "racionalidad limitada" que definió como "un modelo conductista en el que la racionalidad humana está sometida en gran medida a la situación y a los poderes computacionales". En este artículo se propone que también la percepción puede ser limitada, cosa que ocurre cuando, durante el proceso de toma de decisiones, las personas no ven, no buscan, no utilizan o no comparten información que es muy relevante y fácilmente accesible y perceptible.

A continuación se presentan tres tipos muy comunes de "percepción limitada".

1. CEGUERA POR FALTA DE ATENCIÓN

En un experimento muy conocido, el psicólogo cognitivo Ulric Neisser presentó una grabación de vídeo en la que se veían, superpuestos, dos equipos de baloncesto pasándose el balón. Los jugadores de un equipo llevaban camisetas de color claro y los del otro camisetas de color oscuro. El psicólogo pidió a los sujetos que contaran el número de veces que los jugadores se pasaban el balón. Como éstos estaban superpuestos a la vista, la tarea era moderadamente complicada. Para acertar, los sujetos debían realizar la tarea con gran atención. Aun así, sólo el 21% de los sujetos dijo haber visto a una mujer irrumpir en la cancha y pasar claramente entre el grupo de jugadores con un paraguas abierto. Al ver el vídeo de nuevo, esta vez sin la tarea de contar los pases, los sujetos vieron sin ninguna ambigüedad a la mujer que ocupaba el centro de la pantalla durante una parte significativa del vídeo.

Hemos utilizado este vídeo en nuestra clase y hemos comprobado que un porcentaje incluso menor se percata de la aparición de la mujer. Tras mostrar el vídeo por primera vez, cuando los estudiantes debían contar el número de pases del balón, preguntamos si alguien había visto algo extraño. Tra...