Los riesgos de la estrategia basada en el corto plazo

Los riesgos de la estrategia basada en el corto plazo Los riesgos de la estrategia basada en el corto plazo

El cortoplacismo empresarial nos muestra la existencia del "problema de agente", donde los directivos o incluso mandos intermedios ponen sus intereses personales por encima de los intereses de la empresa. Una forma de reconducir esta situación es aplicar los conceptos de "teoría de juegos", para crear una estructura de incentivos que alinee los intereses personales de los directivos, mandos intermedios e incluso empleados en general con los intereses de la organización. Muchas veces, estas estrategias basadas en el corto plazo se apoyan en el prestigio conseguido por la empresa a lo largo de los años, y este es su principal riesgo, pues lo que consiguen es dilapidar este activo a cambio de un beneficio de corto plazo. Este prestigio puede ser el que tiene con sus proveedores (crédito), con sus clientes (reputación), con sus empleados (lealtad), con la sociedad en general (admiración). Estos activos son difíciles de mostrar en el balance de situación de la empresa, pero definitivamente tienen una traducción en los estados de ganancias y pérdidas a medio plazo. ¿Cómo es posible que a las buenas empresas les ocurran cosas malas? Se trata de empresas con un prestigio bien ganado a lo largo de los años, unas cuentas saneadas, unos clientes satisfechos y unos accionistas contentos por los resultados y las buenas perspectivas para los próximos años. El camino hacia una prosperidad ilimitada se muestra totalmente despejado, lleno de oportunidades que solo esperan a ser aprovechadas si tan solo se es un poco más agresivo. Sin embargo, pasado un tiempo, inexplicablemente, la situación cambia radicalmente, los clientes empiezan a quejarse, los empleados buscan trabajo con los competidores, los proveedores ya no están tan interesados en colaborar con la empresa y empiezan a correr rumores en el sector de que la empresa está perdiendo su brillo original. En resumen, el modelo de negocio empieza a derrumbarse como un castillo de naipes. ¿Cómo es posible? La Dirección busca al culpable de tal infortunio, pero, sin embargo, muchos de sus propios empleados lo saben desde hace tiempo (aunque no se atreven a decirlo), la culpa es del cortoplacismo. ¿Mandos inmaduros? En economía llamamos "Ley de Preferencia Temporal" al fenómeno de que, a igualdad de circunstancias, existe una preferencia de consumir los bienes presentes sobre los bienes futuros. Preferimos disfrutar de algo (p. ej. un helado) ahora que esperar varios meses (o años) para disfrutar de eso mi...