Mejore la capacidad de trabajo en equipo

Mejore la capacidad de trabajo en equipo Mejore la capacidad de trabajo en equipo

Al contrario que el buen trabajo en equipo, que es difícil de definir, una colaboración poco efectiva entre los miembros de un grupo es algo de fácil diagnóstico. Hay una serie de principios que todo equipo debería asumir para seguir trabajando en la mejora del trabajo colaborativo. Estos principios no se establecen automáticamente por sí solos, sino más bien al contrario: conlleva un trabajo importante inculcarlos en las personas y conseguir que se empleen como base de valores para el comportamiento dentro del equipo.

Principio 1: El equipo debe contar con una dedicación unánime para lograr un objetivo cuantificable.

El trabajo en equipo efectivo no se puede dar de ninguna manera si sus miembros no tienen una idea clara de lo que tratan de conseguir. Es necesario que cada uno de los profesionales del equipo comprenda con exactitud qué meta tienen encomendada, y esa precisión sólo es posible cuando existe un propósito que puede ser medido de forma objetiva, y no por medio de expresiones y conceptos vagos.

Principio 2: Los papeles del equipo deben estar claramente definidos.

Para asegurarse de que se cumplen los objetivos, todos los miembros del equipo necesitan saber con exactitud qué es lo que se espera de ellos en el día a día de la empresa. Sin esa claridad, cada uno trabajará con propósitos cruzados y es posible que interfieran unos con otros. Tenga en cuenta que es posible que sea necesario dividir los equipos grandes en otros más pequeños.

Principio 3: La comunicación debe ser frecuente y efectiva.

Conseguir que la comunicación dentro del equipo sea frecuente no es difícil; dependiendo de los objetivos y del tiempo disponible, un equipo debería reunirse al menos una vez por semana, o más a menudo si fuera necesario. La parte de la efectividad es más complicada; una comunicación es efectiva sólo cuando tiene pleno sentido para el receptor.

Principio 4: El equipo debe contar con un líder.

Muchos equipos cuentan con un responsable claro, al que el resto informa directamente. Sin embargo, en muchas ocasiones los equipos están formados por personas de distintas organizaciones o departamentos, en cuyo caso es necesario determinar quién es el líder. Este líder será responsable de mostrar los objetivos que se supone que el equipo debe alcanzar, de dirigirlo y de tratar que el esfuerzo común tenga sentido y sea productivo.

Principio 5: El ...