Naturaleza y uso del pensamiento del diseño

Naturaleza y uso del pensamiento del diseño Naturaleza y uso del pensamiento del diseño

La obra de la humanidad ha empezado por fin a dejar huella sobre el medio ambiente y sobre nosotros, sus habitantes. No es ninguna novedad que las tasas actuales de consumo de recursos no pueden mantener el actual ritmo de crecimiento de la población. No cabe duda de que en 2050 la población mundial prácticamente será el doble de los actuales 6.460 millones, con todo lo que eso significa para nuestros recursos cada vez más limitados. A esto se ha sumar que ahora sabemos con seguridad que el calentamiento global es una realidad, y su creciente control sobre los sistemas meteorológicos y el clima de la Tierra complicará aún más y de forma imprevisible los problemas ya de por sí graves consecuencia de la presión de la población.

Aunque el camino que nos espera parece tenebroso, hay esperanza: está surgiendo una gran cantidad de nuevas tecnologías, muchas de ellas con el potencial de mitigar los problemas inducidos por el crecimiento de la población. Los procesos de decisión que utilizan quienes ostentan el poder son fundamentales para el uso o mal uso de estas tecnologías. La historia ha demostrado que las decisiones políticas no siempre favorecen los intereses de todos, y, cuando los factores críticos incluyen información que no resulta fácil de entender para quienes las toman, es posible que esa información se descarte o ni siquiera se tenga en cuenta. En la actualidad hay muchas probabilidades de que se ignore o se deje de lado la información crítica.

Hace mucho que los asesores científicos forman parte del personal consultivo de alto nivel de los gobiernos. No obstante, cómo se valora su consejo varía según el contexto del problema, y los intereses políticos casi siempre han estado por encima del asesoramiento científico. Más que nunca, el asesoramiento científico requiere una seria consideración.

Otro tipo de pensamiento merece la misma atención: el pensamiento del diseño es en muchos sentidos el anverso del pensamiento científico. Mientras que el científico examina cuidadosamente los hechos con el fin de descubrir patrones y perspectivas, el diseñador inventa nuevos patrones y conceptos para hacer frente a los hechos y las posibilidades. En un mundo en el que no dejan de aumentar los problemas que precisan urgentemente comprensión y reflexión, hay una gran necesidad de ideas que puedan integrar esa comprensión y reflexión en soluciones nuevas y creativas.

BUSCADORES, CREADORES Y LA CREATIVIDAD APLICADA...