Nuevas posibilidades de interacción con el usuario. La era de los Smart TV

Nuevas posibilidades de interacción con el usuario. La era de los Smart TV Nuevas posibilidades de interacción con el usuario. La era de los Smart TV

El Smart TV (que recoge el apelativo anglosajón de smart, al igual que su predecesor, el teléfono –smartphone–) es básicamente un televisor que integra un sistema operativo que se basa en la denominada web 2.0: permite hacer uso de diferentes aplicaciones y conectarse a Internet. Abre un mundo de enormes posibilidades para la comunicación, facilita el acceso a las redes sociales y suele integrar un buscador para localizar contenido entre las múltiples fuentes de las que dispone. Incorpora la posibilidad de compartir contenido, descargar vídeos o convertir el equipo en un dispositivo para escuchar música. Además, los nuevos modelos suman el control por voz y gestos. Supone una plataforma más que amigable para la realización de videoconferencias utilizando aplicaciones tipo Skype. En suma, representa algo tan sencillo como si desde nuestro televisor "de toda la vida" pudiéramos tener el control de todo el contenido emitido (medios sociales, vídeo, música, noticias…) y, sobre todo, pudiésemos interactuar con él a nuestra libre elección, en tiempo real o en diferido.

Alrededor de los televisores inteligentes han surgido una serie de nuevos jugadores que están logrando tejer un puente entre las televisiones convencionales y las interactivas. Es decir, a los fabricantes clásicos de TV, que, desde principios de 2008, están sembrando un nuevo terreno en el ámbito de las nuevas pantallas (LG, Philips, Sony…), se les han unido competidores que, como Amazon con Fire TV o Google con Chromecast, han diseñado sencillos dispositivos con los que podemos convertir cualquier televisor de nuestra casa, oficina, etc. (siempre que este disponga de entrada HDMI) en un Smart TV.

Pero, más allá de todo el hardware incipiente en este mercado de nuevas televisiones y dispositivos, lo realmente trascendente, y lo que supone el "corazón" de las pantallas interactivas, es el contenido. En este sentido, nos adentramos en un mundo de plataformas propietarias en el que, a diferencia de la casi simplicidad de Android o Apple con sus stores, los diferentes fabricantes de Smart TV han creado un ecosistema muy complejo para desarrolladores. Eso sí, aliviado progresivamente por iniciativas como la Smart TV Alliance, una organización fundada por LG, Toshiba y TP Vision que busca facilitar el trabajo a los desarrolladores de apps para televisores inteligentes.

EL PAPEL DE LAS MARCAS

Si hasta ahora nos hemos referido a dos de los grandes protag...