Potenciar el papel en el negocio del director general de tecnologías de la información

Potenciar el papel en el negocio del director general de  tecnologías de la información Potenciar el papel en el negocio del director general de  tecnologías de la información

La función del director general de tecnologías de la información no ha estado siempre clara. Durante mucho tiempo se entendía que el no era otra cosa que el responsable de los sistemas informáticos. Su trabajo consistía en garantizar que éstos funcionaran correctamente y gestionar lo más e? cientemente posible la organización de las tecnologías de la información, las personas y las inversiones. Muchos de los que se llamaban a sí mismos directores generales de tecnologías en sus tarjetas de visita eran en realidad considerados en sus empresas como cargos medios, en lugar de como cargos ejecutivos. Aunque el título de director general de tecnologías de la información se lleva utilizando desde hace más de veinte años, los altos directivos aún no tienen claro cuáles son las competencias y los criterios de rendimiento asociados al puesto y a quienes lo ocupan.

Lo interesante es que el puesto surgió, a ? nales de los años setenta y principios de los ochenta, como respuesta a la toma de conciencia sobre el hecho de que la información en una empresa ha de ser gestionada de la misma forma que las personas, el capital o los materiales. Esta mentalidad exigía un nuevo tipo de gestor y una nueva función capaz de entender la gestión de la información y de las tecnologías en el contexto de las prioridades y operaciones de un negocio. Sin embargo, dado que la informática y las tecnologías eran una novedad en muchas empresas y muchos directivos no las entendían ni sabían utilizarlas, la tarea del director general de tecnologías de la información se centró principalmente en introducirlas y gestionar las inversiones en este campo como una "función" en desarrollo dentro del negocio.

DEL CONTROL DE COSTES A LA CREACIÓN DE VALOR PARA EL NEGOCIO

A ? nales de los ochenta y principios de los noventa, el papel del director general de tecnologías de la información estaba claramente in? uido por la tendencia hacia la reingeniería de procesos, con especial atención a los recortes de plantilla y el control de costes. Ésta fue la primera vez que el trabajo del director general de tecnologías de la información iba unido a la gestión de procesos. Según argumentaba un gurú de la reingeniería, las empresas estaban automatizando los procesos existentes en lugar de replantearse, eliminar y simpli? car los procesos de negocio antes de introducir nuevas aplicaciones informáticas y sistemas automatizados.

Durante esta época, sin embargo, la re...