Prepararse para las disrupciones mediante una detección temprana

Prepararse para las disrupciones mediante una detección temprana Prepararse para las disrupciones mediante una detección temprana

YS

Yossi Sheffi

Business Review (Núm. 252) · Estrategia

En 2008, la empresa minera Black Thunder, en la cuenca del río Powder, en Wyoming –el mayor complejo minero de Estados Unidos, propiedad de Arch Coal Inc., con sede en Saint Louis, Misuri–, planeaba instalar un nuevo y enorme tubo transportador para trasladar el carbón a un silo, desde donde luego se cargaría a los trenes. Cuando David Freeman, entonces vicepresidente de ingeniería de BNSF Railway Co., se enteró de esos planes, quiso asegurarse de que la compañía de ferrocarriles tuviera voz en el asunto. La empresa minera planeaba alquilar una grúa de 1.225 toneladas para alzar el tubo transportador de 80 metros de largo y 227 toneladas de peso y colocarlo sobre pilares. Este intrincado proceso de instalación colocaría el tubo en suspensión por encima de tres vías por las que cada día viajaban ochenta trenes de BNSF y Union Pacific Railroad Co., que transportaban casi un millón de toneladas de carbón a centrales térmicas de todo el Medio Oeste y la Costa Este. En total, un tercio del carbón transportado de Estados Unidos pasaría por las vías bajo ese tubo de ochenta metros de largo.


El papel de Freeman consistió en revisar los planes de la mina y en garantizar una estrecha coordinación para minimizar las interrupciones del servicio para los clientes de BNSF. En consecuencia, BNSF y Union Pacific detuvieron el tráfico durante el tiempo en que la grúa tenía previsto realizar aquella delicada maniobra un sábado de mayo de 2008. Freeman también envió al lugar dos equipos de reparación con cuatro tractores de gran tamaño para ayudar en caso de que fuera necesario. Asimismo, Freeman contaba con un equipo especialmente preparado en las oficinas centrales de BNSF en Fort Worth, Texas. La preparación de BNSF marcó la diferencia. A las 12.30 h de ese sábado, Freeman recibió una llamada: "Se les ha caído el tubo a las vías", le dijo un atónito trabajador que se encontraba en el lugar. La grúa encargada de levantar todo aquel peso se había desplomado, y el gigantesco tubo había caído justo encima de  las tres vías1. Tres obreros resultaron heridos en el incidente.

Freeman y su equipo volaron inmediatamente al lugar para ayudar a la empresa minera con su respuesta. Al haber heridos, la Administración para la Seguridad y la Salud en las Minas d...