Retos derivados de la revolución digital

El sector opina

Retos derivados de la revolución digital Retos derivados de la revolución digital

La automoción afronta en el futuro próximo el que será, sin duda, su reto más importante desde el propio nacimiento del automóvil: saber adaptarse a la revolución digital. Algo que, en el caso de nuestra industria, implica ser capaces de integrar dos de los inventos más decisivos del siglo pasado: el coche y el ordenador.

La digitalización va a cambiar por completo todas las fases de nuestro negocio, desde el diseño hasta la distribución, pasando por la producción o la posventa.Este reto viene, no obstante, acompañado de grandes oportunidades que tendremos que saber explotar, como el coche conectado y su integración en las smart cities.

Sin embargo, no debemos obviar que el cliente debe permanecer en el foco de nuestro modelo de negocio. Será un nuevo cliente, que exigirá un producto personalizado a un precio de producción en masa. El éxito futuro pasa por entender y saber adaptarse a este nuevo paradigma.