Robert Sutton: "Cuando a alguien se le otorga poder, empieza a creer que las reglas no se aplican a su conducta personal"

Robert Sutton: "Cuando a alguien se le otorga poder, empieza a creer que las reglas no se aplican a su conducta personal" Robert Sutton: "Cuando a alguien se le otorga poder, empieza a creer que las reglas no se aplican a su conducta personal"

Karen Christensen: Los estudios demuestran que en la actualidad los lugares de trabajo abundan en conductas que hacen que las personas se sientan menospreciadas y amenazadas. ¿Qué está ocurriendo?

Robert Sutton:No creo que se trate de algo nuevo. Siempre que se coloca a las personas en posiciones de poder, este tipo de cosas, lamentablemente, sucede. Los estudios muestran que, cuando a alguien se le otorga poder, se vuelca más en satisfacer sus propias necesidades que las de la gente que lo rodea y comienza a creer que las reglas no se aplican a su conducta personal. Esto ha ocurrido siempre, pero puede estar empeorando debido a las largas jornadas que dedican al trabajo muchas personas en la actualidad. Hace muy poco se publicó un estudio que mostraba que una de cada dos personas ha sufrido abusos de su supervisor; por tanto, se puede decir que es una práctica bastante extendida.

¿Acaso el managementes un terreno abonado para las malas conductas?

No quisiera culpar específicamente al mundo de la empresa, ya que, cada vez que ponemos a una persona en una posición de poder en cualquier entorno, existe el peligro de que ocurra. Y, cuando se exagera manifestando lo importante o poderosa que es la persona, las cosas pueden empeorar.

Por favor, describa algunas malas conductas habituales.

Existe un amplio espectro de ellas: en mi libro The No Asshole Rule he hecho una lista de doce, pero otros investigadores han enumerado hasta sesenta modos diferentes de abuso en el lugar de trabajo. Estos modos van desde cosas sutiles como mirar con mala cara a una persona, excluirla de las conversaciones y tratarla como si fuera invisible, hasta extremos tales como gritarla o insultarla. No obstante, mi definición preferida es la noción general de "dejar que otros se sientan permanentemente disminuidos y faltos de energía". Existen muchas formas de realizar el trabajo sucio, pero éste es el resultado final.

¿Cuál es la diferencia entre un "imbécil temporal" y un "imbécil certificado"?

Todos nosotros, bajo ciertas condiciones, podemos ser realmente malos. Permítame contarle la experiencia de Lars Dalgaard, consejero delegado de una empresa llamada SuccessFactors, una de las compañías de software de más rápido crecimiento del mundo; es pequeña, pero crece a un ritmo frenético. En fin, el caso es que Lars Dalgaard perdió los estribos en una reunión con ocho de sus colegas y, en lugar de...