Romanticismo e historias de ciberseguridad: tomando conciencia

Romanticismo e historias de ciberseguridad: tomando conciencia Romanticismo e historias de ciberseguridad: tomando conciencia

En los últimos tiempos, la ciberseguridad se ha convertido en trending topic en cualquier mesa de restaurante o cita de amigos y en punto del orden del día de cualquier Consejo de Administración. Nada ni nadie se libra de los ciberataques, que han causado, y causan, en las empresas y usuarios de este siglo graves estropicios, unos de índole económica, otros de índole reputacional. Nuestro grado de exposición a la tecnología y al Internet de las Cosas incrementa sustancialmente nuestro riesgo a ser ciberatacados. Ello significa que un hacker puede lograr acceder a nuestro ordenador y encriptarlo exigiendo un rescate a cambio, realizar transacciones no solicitadas por nosotros, robar el control de nuestro acceso a servicios de redes sociales, difundir contra nuestra voluntad contenidos de naturaleza íntima o, incluso, dejar a cero nuestra cuenta bancaria sin apenas enterarnos. Toca hablar de ciberseguridad y de ciberataques sin romanticismo. Aquí no hay Robin Hoods ni salvadores de patrias. Quienes atacan en la red lo hacen normalmente con un objetivo claro: lucrarse a costa de terceros o causarles un daño sin justificación romántica alguna.

 

LOS MAYORES CIBERATAQUES

Para algunos, el término "ciber" no es más que un prefijo, pretexto de abogados y consultores para incrementar honorarios, pero lo cierto es que ninguno de nosotros es ajeno a la realidad de riesgo tecnológico en la que vivimos. Una lectura de la prensa generalista en las últimas fechas lo pone en evidencia: "La naviera Maersk calcula que el ciberataque le costó entre 171 y 256 millones de euros"; "Selena Gomez sufre un ciberataque en Instagram y publican fotos íntimas de Justin Bieber"; "Robados los datos personales de más de ciento cuarenta millones de clientes de Equifax, grupo crediticio americano"; "HBO sufre un 'hackeo' que afecta a material inédito de sus series"; "LexNET, el sistema procesal del Ministerio de Justicia, sufre una oleada de ciberataques"; "Daesh lanzó un ciberataque el día de los atentados de París para restar operatividad a la Policía"... y así, un largo etcétera de titulares de medios alertando de ataques informáticos que cuentan, en su gran mayoría, con un denominador común: la búsqueda por el atacante de un beneficio económico propio en detrimento del empobrecimiento proporcional de su víctima, empresa o particular. Nuestra historia más reciente evidencia las mayores amenazas en materia de ciberseguridad. Pero tratar de def...


expand_less