Un sistema tecnológico para el entrenamiento emocional del líder

Un sistema tecnológico para el entrenamiento emocional del líder Un sistema tecnológico para el entrenamiento emocional del líder
Business Review · Recursos humanos

Nicolás, director general de una empresa del sector farmacéutico, de 49 años, alto y delgado, de mirada penetrante y de gran talento empresarial, está en el gimnasio emocional –acompañado de su entrenador–, para trabajar su gesto motriz limitador, aquél que despliega cuando se encuentra en situaciones profesionales que "le ponen más a prueba". Son innumerables a lo largo de una semana. Ya está vestido con su traje malla, muy cómodo, que dispone de diecisiete sensores inerciales distribuidos a lo largo del cuerpo, en los segmentos más importantes. Una camiseta de color gris marengo y un pantalón negro cubren la malla. Se puede mover por el gimnasio con comodidad y ligereza. Comprueba que sus sensores están capturando la posición y los movimientos de todos y cada uno de los segmentos del cuerpo, ya que los está viendo en una gran pantalla que proyecta al personaje animado que le representa.

La nueva experiencia le hace sentirse con una gran curiosidad e interés. Sus "deseos de voyeur" de sí mismo lo satisfacen profundamente. Puede contemplarse desde el interior de su cuerpo: la activación de sus múscu los y la posición de su cabeza, hombros, zona pelviana, piernas, plantas de los pies, tanto en posición de movimiento como en la de parada. Se ha hecho "visible" para sí mismo.

Comienza a entender que el ejercicio del liderazgo "se corporaliza", "cobra presencia corporal", para uno mismo (condicionando el grado de autenticidad, de seguridad y de fortaleza personal) y para los otros (determinando el grado de credibilidad y de influencia), como ha dejado ver su entrenador en un comentario sobre la relación entre el sistema tecnológico innovador con el que van a empezar a trabajar y el aprendizaje de un liderazgo más auténtico y eficaz.

¿CUÁL ES MI GESTO MOTRIZ INEFICAZ?

Nicolás está inquieto por conocer el suyo, el que lo distingue de los demás, aquel gesto motriz ineficaz que activa su cerebro emocional cuando su amígdala enciende el "botón de alarma" ante un impacto negativo del entorno; aquél que le hace "perder puntos" como líder. "En esos momentos, quiero saber qué imagen estoy transmitiendo a los demás, cómo los estoy impactando".

Hace apenas siete días, por sugerencia de su entrenador, Nicolás había grabado en vídeo un día "de despacho" en el que tuviera que abordar una acción importante, con el objeto de tener la oportunidad de constatar su reacción corporal ante un posible impacto negativo ...