Una apuesta por la calidad de las patentes mediante mediciones estándar

Una apuesta por la calidad de las patentes mediante mediciones estándar Una apuesta por la calidad de las patentes mediante mediciones estándar
Business Review · Estrategia

A finales del siglo xviii, la investigación científica daba lugar a importantes descubrimientos que alimentaban la industrialización y fomentaban el comercio internacional. En aquella época, los países utilizaban diferentes sistemas de medición desarrollados en etapas anteriores de limitado intercambio internacional y comunicación de ideas. La falta de normalización suponía un impedimento para el progreso científico y para el crecimiento industrial. Con el propósito de atajar el problema, los gobiernos francés y británico se plantearon la reforma de sus sistemas de pesos y medidas, y el establecimiento de una medición basada en el sistema decimal. En los recién creados Estados Unidos, Thomas Jefferson, por aquella época Secretario de Estado y primer comisionado de patentes del país, propuso también dicho sistema. Aunque Estados Unidos y Gran Bretaña no continuaron por este camino, los franceses siguieron adelante y adoptaron el moderno sistema métrico, que todavía hoy se utiliza de forma generalizada en la ciencia, la educación y la industria en la mayor parte del mundo.

Ahora, avancemos rápidamente hasta la Era de la Información. En la actualidad, los activos intangibles y de capital intelectual, entre los cuales se encuentra la tecnología, las marcas y las competencias estratégicas, representan más del 50 % de los resultados de negocio en la economía estadounidense. Una inteligente política de gobierno en todo el mundo fomenta la inversión en innovación y el crecimiento basado en ella, al tiempo que se equilibran las necesidades de mejor acceso de las personas. A pesar de que las oficinas de patentes de todo el mundo ponen en práctica los objetivos de política de su propio país en lo que respecta a la propiedad intelectual, también fomentan la innovación, la globalización, el comercio y la mejora de las condiciones de vida de las personas en todas partes.

Al igual que quienes defendían el estándar métrico hace dos siglos, hoy se plantea un problema de incompatibilidad en el sistema internacional de patentes. El modo en que se organiza y se gestiona el sistema global de patentes tiene repercusiones de gran alcance sobre la innovación, las opciones del consumidor y los beneficios de las empresas. Cada vez hay más voces que reclaman un examen de las patentes. En el 2008, año más reciente respecto del cual existen datos fiables, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual calculó que la cantidad de patentes que había en vigo...