Caso: Nespresso, un modelo de negocio sostenible

Casos prácticos

Caso: Nespresso, un modelo de negocio sostenible Caso: Nespresso, un modelo de negocio sostenible
Business Review (Núm. 292) · Estrategia

La historia de Nespresso comenzó con una idea simple: permitir a cualquier persona preparar la taza de café expreso perfecta, como si se tratase del barista más experto. Desde sus comienzos en 1986, “Nespresso ha revolucionado la forma en que millones de personas disfrutan de su café. Eso es lo que nosotros debemos seguir haciendo”, explica Jean-Marc Duvoisin, director general de Nespresso desde 2013.

Y es que Nespresso es la empresa pionera y líder mundial del mercado de cápsulas individuales de café. Los comienzos no fueron fáciles, y tardaron varios años en alcanzar beneficios. No obstante, durante la mayor parte de su historia, las ventas de la compañía han crecido a una media anual del 30%, estimándose que suponen alrededor de 5.000 millones de francos suizos (5.030 millones de dólares) en 2018, aproximadamente el 5,6% de los ingresos totales de Nestlé. Todavía está lejos de los 14.500 millones de francos suizos que Nestlé vende de Nescafé, pero algunos expertos lo ven como el Nescafé del siglo XXI. El negocio tiene márgenes más altos que el café instantáneo y crece a un ritmo más acelerado, aunque, según estimaba algún banco de inversión en 2016, como el Jefferies, ya no llegaba al crecimiento del 20% que había tenido en los anteriores cinco años.

El mercado de cápsulas de café, que supone unos 13.450 millones de dólares anuales, es el segmento más dinámico y de mayor crecimiento dentro del mercado global del café, y la tendencia parece seguir siendo positiva.

Algunas estimaciones de la agencia Reuters indican que, en una década, el café en cápsulas será el principal segmento del mercado del café a nivel global. Y Nespresso, según los expertos y la opinión generalizada en el sector, es una de las unidades de negocio más rentables y de mayor crecimiento de Nestlé, siendo una de las marcas multimillonarias con las que la compañía consigue el 70% de sus ingresos. Además, su beneficio antes de intereses e impuestos (EBIT) es muy superior al 15% medio de la compañía. Y es que Nespresso vende millones de cápsulas cada año. El EBIT de las mismas (con aproximadamente cinco gramos de café molido y un precio medio de venta de entre 0,5 y 0,57 francos suizos por unidad(1)), se estima que ronda casi el 40%, una cifra que más que duplicaba la media del Grupo Nestlé en 2015, según recogía el Financial Times(2). 

Dada la alta rentabilidad de este tipo de producto, y a pesar de las casi dos mil patentes qu...


Antonio García de Castro

·

Director general y profesor del área de Política de Empresa de San Telmo Business School

Rocío Reina Paniagua

·

Colaboradora docente del área de Política de Empresa de San Telmo Business School