Caso práctico. El toro de Osborne: un icono renombrado

Casos prácticos

Caso práctico. El toro de Osborne: un icono renombrado Caso práctico. El toro de Osborne: un icono renombrado
Business Review · Estrategia

La imagen del toro de Osborne suele aparecer en ámbitos que exceden el puramente publicitario de la empresa propietaria. Además de estar presente en numerosos souvenirs, son muchas las veces que se ve sobreimpreso en la bandera española a modo de escudo oficioso durante competiciones deportivas, incluso en misiones militares españolas fuera del territorio nacional.

Y es que el símbolo corporativo de la compañía Osborne ha saltado la valla para la que fue concebido hace 60 años, y lo ha hecho con una notoriedad que ha sobrepasado los mercados a los que se dirige la empresa, siendo reconocido por el público en general, lo que, para la actual Ley de Marcas, elevaría su valoración al nivel de marca renombrada.

Nos encontramos ante uno de los pocos ejemplos que tenemos en España de un símbolo marcario altamente notorio, con reconocimiento internacional y que sobrepasa a su legítimo propietario. Es lo que hemos denominado un "icono renombrado", y para muchos es un símbolo del país. Pero ¿cuál es el origen e historia de este icono que traspasa fronteras? ¿Qué se puede aprender del proceso llevado a cabo por la compañía Osborne?

UN TORO CON HISTORIA

El 31 de marzo de 2016 se inauguró la Toro Gallery, un espacio expositivo de 1.800 metros cuadrados situado en la bodega 1.841 de la sede de Osborne. En ella, se mostraba la historia del toro de Osborne y su vinculación con el mundo del arte y la cultura a través de los trabajos de grandes fotógrafos, artistas, deportistas y personalidades de todos los ámbitos de la vida social.

La andadura del toro comenzó 60 años antes. En 1956, Osborne encargó a la agencia de publicidad Azor el diseño de un símbolo que sirviera para representar a la marca Veterano, la más popular de sus brandis. Se propuso la silueta de un toro bravo para utilizarla como anuncio en vallas de carreteras.

La valla medía 4 metros de altura y tenía 40 m2 de superficie. El diseño representaba a un toro bravo negro, con los cuernos blancos y el rótulo Veterano Osborne escrito en blanco y delineado en rojo. Sobre la letra N aparecía una copa de brandi, ya que el anuncio quería favorecer el consumo de esta bebida.
Esta primera valla, realizada en madera, se instaló en Cabanillas de la Sierra (Madrid) en 1957. A partir de 1961, la madera fue sustituida por chapa metálica, que resistía mejor las inclemencias del tiempo y abarataba su coste de mantenimiento.

El an...


Carmen Gómez

·

Asistente de investigación del Instituto Internacional San Telmo

José Luis García del Pueyo

·

Profesor del Instituto Internacional San Telmo

expand_less