Caso práctico: FC Barcelona. Gobernando líderes: una reflexión sobre el fútbol como sistema de juego complejo

Caso práctico: FC Barcelona. Gobernando líderes: una reflexión sobre el fútbol como sistema de juego complejo Caso práctico: FC Barcelona. Gobernando líderes: una reflexión sobre el fútbol como sistema de juego complejo

Igual que en el mundo de la empresa, en el del fútbol, los cambios también se deben a la interacción entre líderes, principalmente. El caso del FC Barcelona refleja cómo fue posible pasar de un fútbol "clásico" a un "fútbol total" gracias a tres alternativas de liderazgo: el intelectual, el distribuido en el campo y el del entrenador y el equipo técnico. Con todo, el equipo eliminó la metáfora de la guerra, estructuró el campo de juego como un área de resolución de problemas y detectó el talento de sus jugadores para hacer brillar a todo el conjunto.

 

 

 

 

 

 

 

El ser humano tiene como elemento distintivo su alta energía psíquica y su creatividad, lo que le permite ser multidisciplinar, abierto al entorno y comunicativo. Y juega porque está en su naturaleza. Por encima de todo, es un ser autónomo, no una máquina de estímulo-respuesta o una "bête machine", por utilizar la terminología de Descartes, porque concebirlo como tal es demasiado reduccionista para comprender la voluntad de jugar, crear y aprender.

El juego, sin duda, tiene orígenes funcionales: la caza es un "juego" que requiere la formación de equipos para conseguir presas, y su origen está en la supervivencia. Walter Burkert, en Homo Necans (El hombre depredador), desarrolla esta tesis y la vincula con la guerra. Pero con el advenimiento de la consciencia, aparece la culpa, vinculada a esta terrible paradoja: acabar con la vida de un ser vivo, con rasgos parecidos a los humanos, es fuente de horror. Por ello, para hacer soportable esta actividad, el ser humano crea rituales o juegos vinculados al enfrentamiento con la muerte.

Un juego es un sistema compuesto por diversos jugadores que combina la capacidad de crear con la gestión de situaciones del contexto y la generación de soluciones creativas. Y, por sus orígenes, es competitivo: se gana o se pierde. Por este motivo, el sistema necesita unas reglas y unos límites definidos en el espacio y el tiempo. No solo se precisa el dominio de la acción, sino que se requieren conocimientos, aprendizaje, y la gran mayoría de juegos tienen unas dimensiones metafóricas que se expresan en su lenguaje semántico. Aunque la mayor parte de las veces siempre existe una próxima oportunidad después de haber ganado o perdido, en su origen, el juego enfrenta al ser humano con la muerte o "lo d...


Javier Busquets

·

Profesor y director del Executive Master in Digital Business de ESADE

expand_less