Claves para el presente y el futuro del sector

Claves para el presente y el futuro del sector Claves para el presente y el futuro del sector

¿A qué atribuye el éxito de su primer proyecto y cómo era el sector hotelero en aquel momento?

Cuando empecé en el año 1978, me dediqué a los hoteles urbanos. Abrí el Ciudad de Pamplona, y el modelo fue de éxito absoluto porque se amortizó en 24 meses. Tuvo que ver con que estábamos en un mercado que era absolutamente de demanda (fue algo que marcó aquella experiencia), y la verdad es que rompimos moldes de una forma casi involuntaria. Pero no porque hubiese un business plan preparado para ello, sino por necesidades económicas. También pusimos imaginación, muchas ganas, y conseguimos cambiar, en cierta medida, el modelo de lo que resultaba habitual en el sector hasta entonces. Fueron unos tiempos de crecimiento, con un mercado absolutamente perfecto. Tuve esa primera etapa en solitario, y después Cofir, un fondo financiero, entró en la compañía.

Años después, ¿como vivió el acceso de Cofir al accionariado y su posterior salida de NH Hoteles?

Se podría resumir en que yo pensaba que era más listo que ellos. Ellos pensaban que eran más listos que yo. Y se acabaron quedando con la compañía. En este punto, yo diferenciaría entre lo que es un fondo de capital riesgo y un empresario, que siempre es alguien al que le gusta algo y que de eso hace su vida. En este sentido, yo me considero empresario.

Y, tras salir de NH, decide crear AC Hotels. ¿Qué hizo diferente respecto a su anterior etapa y cómo fue el proceso de diseño de los nuevos hoteles?

AC nos lleva a un momento diferente, mucho más técnico. Por aquel entonces, yo había cometido ya dos millones de errores y había aprendido lo que no se tenía que hacer. Fue cuestión de coger un folio en blanco y empezar a darle vueltas a todo. En el caso de AC Hoteles, sí que hubo un proyecto estudiado del por qué y el cómo. Empezamos a definir cuestiones y a preguntarnos de qué manera lo hacíamos todo. Por ejemplo, por qué poníamos moqueta en los hoteles. Y entonces optamos por la madera. De hecho, todo lo que hay en un hotel AC tiene su razón de ser. Por ejemplo, las encimeras de cristal. ¿Qué es lo que más preocupa al cliente en los baños de un hotel? La limpieza. Pues con una encimera de cristal no se tienen dudas al respecto. En relación al proceso de diseño de los hoteles, fuimos detallando qué hace un cliente cuando llega al alojamiento. Por ejemplo, ve la televisión. Nos inventamos lo de colocar cuatro almohadas en las camas; también lo de los flexos ...