Cómo Caesars entertainment apuesta por la sostenibilidad

Cómo Caesars entertainment apuesta por la sostenibilidad Cómo Caesars entertainment apuesta por la sostenibilidad
Business Review · Estrategia

A principios de 2013, Gary Loveman, presidente y CEO de Caesars Entertainment Corp., la empresa más internacional del sector del juego, escuchaba atentamente a Hilary Fagan, una empleada de los casinos de la compañía en Las Vegas, mientras presentaba su último análisis de cómo se sentían los clientes acerca de los programas verdes de Caesars. Había comenzado a tabular las cifras de una encuesta de los clientes que se habían alojado recientemente en el Harrah's New Orleans, un hotel de 450 habitaciones, y estaba ansiosa por compartir los datos.

Los números pusieron de manifiesto que, cuanta más información tenían los huéspedes sobre las distintas cosas que el hotel llevaba a cabo para reducir el consumo de energía, reciclar los residuos y reconstruir la comunidad local, mejor impresión tenían de Caesars como empresa, y más tendencia mostraban a disfrutar su experiencia en el casino y a reservar una nueva estancia. El análisis coincidía con la opinión de Loveman de lo que hace exitosas a las empresas de servicio: que los clientes tienen que entender y apreciar lo que estás haciendo en cada momento. Haber conseguido pruebas de que implementar y publicitar prácticas sostenibles en sintonía con la responsabilidad corporativa de la empresa podía influir positivamente en el comportamiento de sus clientes fue música para sus oídos.

En los últimos años, Caesars, que en 2012 tuvo unos ingresos limpios de 6.400 millones de euros y poseía, dirigía u operaba en 52 casinos en todo el mundo, se había ido ganando la reputación de ser un líder en temas medioambientales en la industria hotelera. Había recibido más de cincuenta premios y certificados por liderazgo en sostenibilidad de manos de, entre otros, el Sierra Club, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) y Loveman había incrementado los esfuerzos de la empresa por ser sostenible en 2007, cuando la economía comenzó su desacelaración. En esa época, la industria del juego estaba en caída libre. Los ingresos de Caesars se estaban viniendo abajo, lo que forzó a la empresa a reducir su plantilla en un 20%. Existía una incertidumbre tremenda sobre cuándo iban a mejorar las cosas.

A pesar de la incertidumbre y la desmoralización, en muchos de las localizaciones de Caesars, la plantilla comenzó a desarrollar maneras creativas de reducir los costes, hacer descender el consumo de energía e incrementar el reciclaje. Loveman vislumbró una oportunidad para trabajar sob...